Los biomarcadores abren nuevas vías para personalizar los tratamientos en pacientes cardiovasculares

Sangre, torrente sanguíneo
PIXABAY - Archivo
Publicado 14/06/2018 11:40:59CET

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB-CSIC) en el Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau (IIB Sant Pau) han publicado una revisión sobre el potencial de los RNA no codificantes como fuente de biomarcadores para la predicción y monitorización de la respuesta a las terapias cardiovasculares.

El trabajo, publicado en la 'European Heart Journal', se enmarca dentro de la necesidad clínica actual de nuevas herramientas que apoyen la toma de decisiones y faciliten la transición desde la atención convencional a la medicina cardiovascular de precisión, según indican los investigadores del CIBERCV David de Gonzalo Calvo y Vicenta Llorente Cortés, del grupo de Lípidos y Patología Cardiovascular del IIB Sant Pau.

De esta manera, un test sanguíneo basado en ncRNAs circulantes podría constituir una herramienta útil que informe sobre la predisposición del paciente a responder a un determinado tratamiento. David de Gonzalo, no obstante, indica que "la incorporación del transcriptoma no codificante en la medicina cardiovascular personalizada requiere investigaciones adicionales que permitan corroborar los resultados observados hasta la fecha".

La terapia cardiovascular guiada por biomarcadores constituye un enfoque muy interesante para la selección del tratamiento adecuado a cada paciente, pero los resultados de publicaciones recientes aún arrojan dudas sobre su posible aplicación.

Lo que se busca es una huella molecular precisa del fenotipo del paciente, una posibilidad que se abre con la investigación del transcriptoma humano. La firma de RNA no codificante (ncRNA) podría proporcionar una huella molecular precisa del fenotipo del paciente, porque han sido identificados de forma estable en los fluidos corporales y su perfil de expresión varía en diferentes estados fisiológicos y patológicos. Por ello, estas moléculas han sido propuestas como nuevos biomarcadores no invasivos.

En efecto, la evidencia previa sugiere el potencial de los ncRNA circulantes en el diagnóstico y en el pronóstico de la enfermedad cardiovascular, pero este campo de investigación no ha sido revisado previamente. "En el presente trabajo abordamos de forma crítica estas investigaciones, destacamos las limitaciones metodológicas y conceptuales y proponemos los pasos necesarios para incorporación de los ncRNA en la terapia guiada por biomarcadores", indica David de Gonzalo.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.