"No es un prueba perfecta"

Mamografía: sus beneficios se sobreestiman y sus riesgos se subestiman

Actualizado 02/04/2014 17:47:06 CET
Mamografía
Foto: FLICKR/ GOVERNO DO ESTADO DE SÃO PAULO/ CCBY 2.0

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Una revisión completa de estudios internacionales realizados para evaluar los beneficios y daños de la mamografía de cribado sugiere que los aspectos positivos de esta prueba a menudo se sobreestiman mientras que los negativos se subestiman.

   Como los beneficios y los daños de la mamografía se relacionan con un complejo conjunto de factores clínicos y preferencias personales, los médicos y los pacientes necesitan más orientación para enfocar de forma más individualizada la detección del cáncer de mama, según los autores del estudio.

   Los resultados de esta revisión realizada por investigadores del Departamento de Política de Salud de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard y el Hospital Brigham y de Mujeres, en Estados Unidos, se publican este martes en 'Journal of the American Medical Association'.

   La Sociedad Americana del Cáncer estima que cerca de 40.000 mujeres estadounidenses morirán de cáncer de mama este año. En 2009, los Servicios de Prevención de Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés) revirtieron su anterior recomendación de realizar la mamografía cada uno o dos años a partir de la edad 40 años y aconsejaron el cribado de rutina cada dos años comenzando a la edad de 50 años, recuerdan los investigadores.

   Pero estas recomendaciones siguen siendo controvertidas entre el público en general y la comunidad médica y la evidencia reciente sugiere que el uso de la mamografía en Estados Unidos no ha cambiado tras la actualización de las recomendaciones. "Les digo a mis pacientes que la mamografía no es una prueba perfecta", subraya Nancy Keating, coautora del informe, profesora asociada de Políticas de Atención Sanitaria en Harvard.

   "Algunos cánceres se perderán, algunas personas morirán de cáncer de mama, independientemente de que se hagan una mamografía y un pequeño número de personas que sin esta prueba podrían haber muerto de cáncer de mama se salvarán", señala esta investigadora.

   Los autores del documento creen que la mejor estimación de la reducción de la mortalidad por cáncer de mama gracias a los exámenes anuales para las mujeres en general es de aproximadamente el 19 por ciento. Para las de 40 años, la reducción del riesgo es de un 15 por ciento y para las de 60 años, alrededor del 32 por ciento. Pero, por otra parte, la mamografía se asocia con daños que pueden ser compartidos por todas las mujeres que se someten a las pruebas de detección, no sólo las mujeres que con el tiempo se benefician de estas pruebas.

   Los investigadores estiman que entre 10.000 mujeres de 40 años que se someten a una mamografía anual durante diez años, alrededor de 190 tendrán un diagnóstico de cáncer de mama. De esas 190, estos expertos creen que alrededor de 5 evitarán la muerte por cáncer de mama gracias a su detección, pero que alrededor de 25 de 190 morirán de cáncer de mama, independientemente de que se hagan una mamografía o no. El resto sobrevivirá, gracias, en gran parte, a los avances en el tratamiento del cáncer de mama.

   Sin embargo, según Keating, el daño principal asociado con la mamografía es el riesgo de sobrediagnóstico, es decir, el diagnóstico de cánceres que nunca se habrían convertido en clínicamente evidentes durante la vida de una mujer, bien porque el cáncer no crece o porque el paciente muere antes por otra causa.

   Aunque con las técnicas actuales es imposible saber qué tipos de cáncer se pueden observar con seguridad y cuáles necesitan ser tratados, este estudio subraya que aproximadamente el 19 por ciento de las mujeres diagnosticadas por los resultados de una mamografía está sobrediagnosticado. Esto significa que cerca de 36 de las 190 mujeres que se sometieron a una mamografía anual durante diez años y se les diagnosticó cáncer de mama serán tratadas con una cirugía innecesaria, quimioterapia o radioterapia.

   Además, más de la mitad de las mujeres que se realiza revisiones anuales durante diez años puede tener un mamograma falso positivo que requiere tomar imágenes adicionales y alrededor del 20 por ciento de estos falsos positivos tienen como resultado la realización de biopsias innecesarias. Estudios demuestran que estos falsos positivos causan algo de ansiedad a corto plazo, pero no hay consenso sobre el daño duradero.

"Aunque se necesita más investigación sobre los beneficios de la mamografía y los daños, los datos existentes sugieren que hemos estado sobrestimando los beneficios de la mamografía y subestimando los daños durante los últimos años", sentencia Lydia Pace, becaria de investigación en el Hospital Brigham y de Mujeres.

A su juicio, resulta "realmente importante" mantener conversaciones con las pacientes para ayudarles a entender los posibles beneficios de someterse a una mamografía y las potenciales desventajas para que puedan valorar y decidir por sí mismas. El riesgo de cáncer de mama aumenta con la edad, por lo que las mujeres de 50 y 60 años obtienen más beneficios en relación con el riesgo de daños, además de que otros factores, incluyendo antecedentes familiares y si una mujer ha dado a luz y cuándo, también cambian la relación riesgo/beneficio.

   Por todo ello, Keating hizo hincapié en la importancia de individualizar las recomendaciones de detección basadas en el perfil personal de la paciente. El sobrediagnóstico es una preocupación especial entre las mujeres con una esperanza de vida limitada, ya sea por la edad o alguna otra condición.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter