Nueva investigación

Los beneficios de la intervención temprana en el autismo

Autismo, niño, terapia
GETTY
Publicado 26/10/2016 7:17:42CET

   MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Una intervención temprana para el autismo destinada a ayudar a los padres a comunicarse con su hijo se ha demostrado que tienen un efecto sobre la reducción de la severidad de los síntomas del autismo, con efectos continuos durante seis años después de que finalizó el tratamiento, según concluye un estudio publicado en 'The Lancet'.

   El trabajo, dirigido por la Universidad de Manchester, el Kings College de Londres y la Universidad de Newcastle, todas ellas instituciones de Reino Unido, es el primero en identificar un efecto a largo plazo de una intervención temprana para el autismo y es coherente con las guías de Reino Unido que apoyan el uso de la intervención temprana.

   Los investigadores encontraron que los niños que habían recibido la intervención entre los 2 y los 4 años de edad tenían síntomas generales menos graves seis años más tarde, con mejora de la comunicación social y reducción de los comportamientos repetitivos, aunque no se observaron cambios en otras áreas como el lenguaje o la ansiedad. Sin embargo, dicen que sigue habiendo dificultades y se necesita un apoyo continuo adicional a medida que los niños crecen.

   "Este tipo de intervención temprana es distintiva en que está diseñada para trabajar con los padres para ayudar a mejorar la comunicación entre padres e hijos en casa", resalta el director del estudio, Jonathan Green, profesor de la Universidad de Manchester y el Hospital de Niños Royal Manchester.

   "La ventaja de este enfoque a través de una intervención directa terapeuta-niño es que tiene potencial para afectar a la vida cotidiana del niño. Nuestros resultados son alentadores, ya que representan una mejora en los síntomas centrales del autismo que se pensaba que eran muy resistentes al cambio. No es una 'cura' en el sentido de que los niños que demostraron mejoras seguirán mostrando los demás síntomas en un grado variable, pero sí sugiere que el trabajo con los padres para que interactúen con sus hijos de esta manera puede conducir a mejoras en los síntomas en el largo plazo".

   El trastorno del espectro del autismo es un problema del desarrollo que afecta aproximadamente a 1 de cada 100 personas; lo que puede tener un profundo efecto en el desarrollo social de los niños en la edad adulta y da como resultado un estimado de entre 1 y 1,5 millones de libras en costos de por vida para las familias y la comunidad. El tipo de intervención temprana utilizada en este estudio se centra específicamente en el trabajo con los padres.

MAYOR COMPRENSIÓN DE SU HIJO Y MEJOR COMUNICACIÓN CON ÉL

Mediante el visionado de vídeos en los que interactúan con sus hijos y reciben retroalimentación de los terapeutas, los padres son capaces de mejorar su conocimiento y respuesta a los patrones inusuales de comunicación de su hijo; son más capaces de comprender a su hijo y comunicarse adecuadamente.

   Los padres participaron en 12 sesiones de terapia durante más de seis meses, seguidas de sesiones mensuales de apoyo durante los seis meses siguientes. Además, los padres están de acuerdo en hacer entre 20 y 30 minutos diarios de actividades de comunicación y de juego planificadas con el niño.

   En 'Preschool Autism Communication Trial' (PACT) original, 152 niños con autismo de entre 2 y 4 años de edad fueron asignados al azar a recibir la intervención temprana de 12 meses o el tratamiento habitual. El estudio que se hace público este miércoles es el análisis de seguimiento de los mismos niños aproximadamente seis años después del final del tratamiento.

   Un total de 121 de los 152 participantes en los ensayos originales (80 por ciento) fueron evaluados como parte del estudio de seguimiento. De ellos, 59 niños habían recibido previamente la intervención PACT y 62 el tratamiento habitual.

   La severidad del autismo se midió utilizando la medida estándar internacional de los síntomas del autismo (ADOS CSS), que combina la comunicación social y síntomas de comportamiento restringidos y repetitivos en una medida global de la gravedad de uno a diez, siendo diez la puntuación más grave.

   Al comienzo de la prueba, ambos grupos tenían puntuaciones ADOS CSS similares (8 en el grupo de intervención y 7,9 en el grupo de tratamiento habitual). Durante el seguimiento, los niños del grupo de intervención obtuvieron un promedio de 7,3 en la puntuación de ADOS CSS y el 46 por ciento (27/59) del grupo estaba en el rango severo.

   En comparación, los niños en el tratamiento como grupo tradicional obtuvieron un promedio de 7,8, con un 63 por ciento (39/62) en el intervalo grave. Esto supone una reducción del 17 por ciento en la proporción de niños con síntomas graves en el grupo de intervención en comparación con el tratamiento habitual.

   Además, se detectaron mejoras en la comunicación de los niños con sus padres en el grupo de intervención, pero no hubo diferencias en las puntuaciones de lenguaje de los niños. Además, los padres del grupo de intervención informaron de mejoras en las relaciones entre pares, la comunicación social y los comportamientos repetitivos; aunque no hubo diferencia significativa entre los dos grupos en las mediciones de ansiedad del niño, los comportamientos desafiantes (por ejemplo, la conducta/el trastorno oposicional) o la depresión.

   "Nuestros hallazgos sugieren que son posibles cambios mantenidos en los síntomas de autismo después de la intervención temprana, algo que previamente ha sido considerado como difícil de lograr", subrayan el profesor Tony Charman, que dirigió el brazo de la prueba de Londres y el profesor Andrew Pickles, experto en metodología de estudio, ambos del Kings College de Londres.

   "Sin embargo, no se encontraron pruebas de ningún efecto sobre la salud mental de los niños, como la ansiedad o los comportamientos desafiantes, lo que sugiere que pueden necesitarse intervenciones adicionales para hacer frente a estas dificultades en edades más avanzadas. A medida que estos niños crecen, van a seguir necesitando apoyo en muchos aspectos de su vida. Actualmente estamos trabajando para mejorar aún más nuestra intervención", adelanta.

   Los autores señalan que el estudio incluyó a niños con síntomas núcleo de autismo en lugar de trastorno del espectro autista en general y, por lo tanto, no pueden estar seguro de cómo se aplicarían estos resultados para los niños con síntomas menos graves. También añaden que la evaluación fue un seguimiento a la edad de entre 7 y 11 años, por lo que no proporciona información sobre cómo desarrollarán los síntomas los niños en la edad adulta.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter