El balón extraíble es igual de bueno como el implante de 'stent' permanente para abrir arterias bloqueadas

Arterias, sangre
PIXABAY - Archivo
Publicado 29/08/2018 17:37:33CET

MADRID, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un balón extraíble es tan bueno como un implante de 'stent' permanente para abrir arterias bloqueadas, según los últimos resultados del estudio 'Basket-small 2' presentada en el Congreso Anual de la Sociedad Europea de Cardiología.

"Los resultados de esta prueba nos acercan un paso más hacia el tratamiento de pequeñas arterias bloqueadas sin tener que insertar un implante permanente", ha declarado investigador principal, Raban Jeger, del Hospital Universitario de Basilea, Suiza.

'Basket-small 2' ha analizado si los globos recubiertos de fármacos son tan buenos como los stents liberadores de fármacos para abrir arterias pequeñas que se bloquearon por primera vez. La efectividad de los dos tratamientos se evaluó mediante la comparación de la tasa de eventos cardíacos adversos mayores (MACE) a los 12 meses.

Entre 2012 y 2017, el ensayo reclutó a 758 pacientes con una lesión por primera vez en una arteria de menos de 3 milímetros de diámetro. La edad promedio de los participantes en el estudio fue de 68 años, el 72 por ciento tenía enfermedad arterial coronaria estable y el 28 por ciento tenía un síndrome coronario agudo -ataque cardíaco o angina inestable-.

Los pacientes fueron aleatorizados para recibir angioplastia con balón recubierta con fármaco (382 pacientes) o implantación de stent liberador de fármaco de segunda generación (376 pacientes). El balón se recubrió con iopromida y paclitaxel, y los stents se cubrieron con everolimus o paclitaxel.

Después del procedimiento, los pacientes fueron seguidos durante 12 meses por la aparición de MACE, que incluyó la muerte por causas cardíacas, ataque cardíaco no mortal y la necesidad de reabrir la arteria debido a que se bloqueó nuevamente (llamada revascularización del vaso diana) . Los criterios de valoración secundarios incluyeron los componentes únicos de MACE a los 12 meses y el sangrado mayor a los 12 meses. A los 12 meses, no hubo diferencias en las tasas de MACE entre los pacientes que recibieron un stent (7,5%) y los pacientes que se sometieron al procedimiento con balón (7,6%).

No hubo diferencias estadísticas entre los grupos en las tasas de los componentes individuales del punto final primario a los 12 meses: las tasas de muerte cardíaca fueron 3,1 por ciento versus 1,3 por ciento, las tasas de ataque cardíaco no fatal fueron 1,6 por ciento versus 3,5 por ciento, y las tasas de revascularización del vaso diana fueron 3,4 por ciento versus 4,5 por ciento en los grupos balón versus stent, respectivamente. La tasa de hemorragia mayor a los 12 meses fue similar en los grupos de balón y stent.

"La angioplastia con balón recubierta con fármaco tiene la posibilidad de convertirse en el tratamiento estándar para arterias pequeñas bloqueadas. Seguiremos monitoreando a los pacientes en el ensayo durante dos años más por eventos cardíacos adversos mayores, trombosis del stent y hemorragia", ha concluido Jeger.

Contador