Así debes preparar tu botiquín de verano para las vacaciones

Lo que nunca puede faltar en tu botiquín
ISTOCK - Archivo
Publicado 11/07/2018 13:52:57CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las vacaciones de verano constituyen una época que se presta fácilmente a diversos contratiempos de salud leves gracias al cambio de localizaciones y hábitos. Por lo tanto, es imprescindible preparar un botiquín pequeño que pueda incluirse fácilmente en el equipaje. Además, el período vacacional no es excusa para descuidar la salud si ya existe alguna patología.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) recuerda que el contenido del botiquín quedará condicionado dependiendo de la zona a la que se viaje: no es lo mismo ir a zonas con buena cobertura sanitaria que a zonas más alejadas. En el primer caso, el botiquín podrá ser más sencillo; en el segundo, tendrá que tener un contenido más completo.

Además, también hay que tener en cuenta el medio de transporte que se utilice para viajar. El COFM distingue si el viaje es en avión, que habrá que facturar el botiquín, o en automóvil, puesto que en algunos países, como Alemania, Austria, Bélgica o Grecia, la normativa vigente obliga a llevar un botiquín de primeros auxilios en el coche.

Por otro lado, es importante tener presente la conservación de los medicamentos, que debe extremarse debido a las altas temperaturas veraniegas. El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) hace hincapié en que el botiquín ha de ubicarse en un sitio fresco, seco, limpio y preservado por la luz para no alterar su contenido.

La razón es que, explica, muchos medicamentos contienen excipientes que pueden deteriorarse con el calor, igual que su propio componente activo, lo que ocasiona que pierdan su eficacia o incluso resulten perjudiciales.

Además, los jarabes, por ejemplo, pueden convertirse en caldo de cultivo para el crecimiento de bacterias. Por ello, recomiendan ser escrupuloso con los tiempos de conservación indicados en aquellos medicamentos que requieren una preparación previa o medicamentos con un período de conservación limitado una vez abiertos, como los colirios.

Pero, ¿qué incluir en el botiquín? La Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp) muestra los siguientes artículos:

- Material de cura: según la anefp, el botiquín debe incluir tiritas, esparadrapo, gasas, suero fisiológico y un antiséptico para curar heridas, cortes y rozaduras.

- Protector solar, prepelente de insectos y antihistamínicos: estos productos están especialmente recomendados si se van a disfrutar las vacaciones al sol, en la naturaleza o en destinos exóticos.

- Antipiréticos y analgésicos: dice la anefp que son dos fármacos básicos que sirven para tratar la fiebre ocasional y el dolor.

- Antidiarréicos, protectores estomacales y sueros de rehidratación: el estómago es uno de los órganos que mas sufre durante las vacaciones, por lo que estos productos son fundamentales, sobre todo si se viaja a países donde la comida es muy especiada o el agua corriente no está tratada.

- Antieméticos: aunque los medios de transporte han mejorado notablemente, muchas personas siguen experimentando mareos al viajar. Estos fármacos ayudan a prevenirlos.

- La anefp recomienda también llevar la medicación de uso diario si la persona de vacaciones está tomando alguna, como la píldora anticonceptiva, medicamentos contra la diabetes o inhaladores para el asma.

Por último, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos aconseja la utilidad de incluir en el botiquín una etiqueta con teléfonos de emergencia de utilidad, de centros de salud, ambulancias o el Instituto Nacional de Toxicología.

No obstante, es necesario subrayar, como hace el CGCOF, que un botiquín puede servir como primera medida de actuación urgente, pero si los síntomas persisten o existe una lesión en caso de accidente que sea grave, se debe recurrir a la ayuda de un profesional sanitario

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.