Artritis Idiopática Juvenil ¿se debe al crecimiento? ¿desaparece en adultos? Reumatólogos desmotan algunos mitos

Artritis
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / STOCKDEVIL - Archivo
Publicado 14/03/2018 17:58:22CET

   MADRID, 14 Mar. (EDIZIONES) -

   La Artritis Idiopática Juvenil (AIJ) es la patología reumática más frecuente en la edad pediátrica que cursa con dolor, inflamación y limitaciones de una o múltiples articulaciones, según a Sociedad Española de Reumatología (SER).

   Incluso, puede pasar de desapercibida en sus fases iniciales por lo que se debe estar alerta ante determinados síntomas como la rigidez matutina, la tumefacción persistente no dolorosa de una articulación o rechazar realizar determinadas actividades de la vida cotidiana, han advertido los reumatólogos.

   No obstante, es una enfermedad sobre la que existen aún falsos mitos. Por ello desde la desde la SER han querido desmontar estos mitos:

   1. La artritis es típica de las personas mayores: aunque se relacionen los dolores articulares con la edad, en ocasiones el dolor de las articulaciones se debe a la inflamación por una enfermedad autoinmune y estas enfermedades son más frecuentes en adultos jóvenes, incluso en niños.

    La artritis idiopática juvenil es una de estas enfermedades. Se estima que 1-2 de cada 1.000 niños pueden padecer esta enfermedad que se caracteriza principalmente por la inflamación de una o más articulaciones y como consecuencia puede producir dolor o limitación de la movilidad de dicha articulación.

   2. La artritis idiopática juvenil se debe al crecimiento: esta es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema de defensa del organismo (denominado sistema autoinmune) que está diseñado para defendernos de los agentes exteriores, como por ejemplo bacterias, tiene una respuesta inadecuada y no reconoce estructuras propias del organismo como pueden ser las articulaciones, la piel o los ojos, produciendo inflamación de estas estructuras.

    Se llama "idiopática" porque todavía no se conoce la causa por la que se produce esta confusión del sistema inmune. El crecimiento normal de un niño no produce inflamación de las articulaciones.

   3. La artritis idiopática juvenil desaparece en la edad adulta: los tratamientos, que debido al gran avance de la Medicina en los últimos años son cada vez más numerosos, tienen como objetivo la mejoría de los síntomas y de los análisis de sangre o pruebas radiológicas, pero no curan la enfermedad.

   En cualquier momento el sistema autoinmune se puede acelerar y confundir produciendo nuevamente inflamación. El término "juvenil" se refiere al momento de aparición de los síntomas, en la infancia, y eso tiene implicaciones pronosticas, pero no significa que se va a curar a los 18 años.

    El sistema inmunitario de una persona sigue siendo el mismo con lo cual el riesgo de tener síntomas se mantiene a pesar de cumplir años. Por esta razón es importante que los pacientes mantengan el seguimiento en las consultas de Reumatología.

   4. Los niños con artritis idiopática juvenil tienen los mismos síntomas: no, al enfermedad reúne un grupo de enfermedades que tienen como característica común la inflamación de articulaciones, pero existen varias categorías distintas: oligoarticular persistente, oligoarticular extendida, poliarticular, factor reumatoide positivo o negativo, artritis-entesitis, artritis posiásica o artritis idiopática juvenil sistémica.

   Los síntomas de cada una de estas categorías pueden variar, parte de los pacientes van a presentar fiebre y exantema además de la inflamación articular mientras que otros pacientes pueden presentar inflamación del ojo o dolor de espalda, aparte de la artritis. El médico va a establecer la categoría según los síntomas y las pruebas de sangre o radiológicas.

   5. Acudir a los balnearios, aplicar calor o cremas puede hacer que los tratamientos con infiltraciones o fármacos no sean necesarios: no, en este grupo de enfermedades se produce una inflamación o engrosamiento de una parte de la articulación que se llama sinovial que además produce líquido (derrame) dentro de la articulación. Esto conlleva un aumento de presión que hace que el niño sienta dolor y no pueda mover bien la articulación afectada.

   6. Un niño con este tipo de artritis no debería hacer ejercicio físico: los procedimientos de rehabilitación y el ejercicio físico mantienen la función articular y contribuyen a evitar las deformidades.

   Es importante que los niños mantengan una actividad física adecuada para un correcto desarrollo, por lo tanto, los procesos de rehabilitación deben iniciarse en fases tempranas de la enfermedad, con ejercicios específicos que su médico recomiende: ejercicios para disminuir el dolor, mantener el tono muscular y evitar las contracturas.