Manteniendo "el servicio médico en manos públicas"

Aragón.-AMPL.- Rudi no descarta construir un hospital por colaboración público-privada

Rudi En La Tribuna De Oradores De Las Cortes
EUROPA PRESS
Actualizado 15/12/2011 14:53:55 CET

ZARAGOZA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha anunciado este jueves, ante el pleno de las Cortes autonómicas, que "no descarto construir un hospital por la colaboración público-privada", siempre y cuando "el servicio médico siga en manos públicas".

Rudi ha comparecido ante el pleno a petición del grupo parlamentario del Partido Socialista (PSOE), quien le ha pedido que informara sobre cuál es el modelo sanitario del Gobierno de Aragón y explicara los detalles de la gestión combinada en hospitales.

La presidenta de Aragón ha precisado que "vamos a seguir ampliando la externalización de servicios no asistenciales" y "la colaboración con centros privados para las pruebas que tengan retraso en la sanidad pública".

Además, "no descartamos que se pueda construir algún hospital" mediante la colaboración público-privada, "manteniendo la atención sanitaria en manos del personal estatutario de la Comunidad autónoma", es decir, del personal del Servicio Aragonés de Salud.

Rudi ha precisado que el objetivo será "mejorar la calidad asistencial para todos los aragoneses y utilizar todo el potencial público y privado de esta Comunidad" y ha precisado que no hay que confundir "la participación del sector privado en la prestación de determinados servicios con que eso requiera un coste para el enfermo".

En este sentido, ha señalado que "hemos repetido hasta la saciedad que la atención sanitaria va a seguir siendo universal y gratuita" y respecto al copago o a cobrar por ir al hospital "ni lo hemos dicho, ni lo diremos, ni lo haremos", ha subrayado.

GRADUACIÓN

La presidenta de Aragón ha argumentado que en la colaboración público-privada en sanidad hay una "graduación", además de que puede haber una gestión sanitaria cien por cien pública o acudir al modelo Alzira --gestión por una empresa bajo concesión administrativa--.

Respecto a este último, ha recalcado que "en Aragón no lo vamos a aplicar", "no porque crea que sea malo en sí mismo", sino porque "no se adapta a las características de la población en Aragón", dispersa en una gran extensión de territorio, ha dicho.

Rudi ha comentado que si bien debe haber una "garantía publica del servicio sanitario de calidad", "no creo que sea necesario que toda la atención sanitaria solo sea prestada por el sector público sanitario".

No obstante, ha apoyado el aprovechamiento de las instalaciones públicas, "por supuesto que sí, pero eso no quiere decir que solo de las instalaciones públicas", aunque haya que empezar por ellas.

En esta línea, ha manifestado que en enero el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, presentará el plan de mejora de la gestión sanitaria, documento "enriquecido con el grupo de trabajo" de la sanidad que está en marcha, que contemplará un "reforzamiento" de la atención primaria y la realización de ofertas públicas de empleo y concursos de traslados anuales de forma alterna.

Además, "se va a ampliar el campo de acción" de la central de compras a todos los productos del sector sanitarios aragonés y al sector social y avanzar en la mejora de la informatización de los consultorios rurales para que les llegue la alta velocidad "y puedan estar conectado con los centros de referencia y hospitales".

También incluirá la racionalización de los gastos de mantenimiento de hospitales y centros de salud, ha relatado Rudi, para comentar que a través del grupo de trabajo de la sanidad creado por su Gobierno pretenden que "todos los que están en el mundo sanitario aragonés nos ayuden" porque "no buscamos un personal sanitario que asuma pasivamente los ajustes, sino un personal que asuma y se comprometa activamente en las reformas".

NO QUIEREN OIR

Rudi ha señalado a los grupos de la oposición que "no hay más sordo que el que no quiere oír" y "se me acusa de no decir nada porque no digo aquello que les hubiera gustado oír" que es que "desde el PP dijéramos que íbamos a arrasar con la sanidad pública".

Ha agregado que "desde este gobierno no se está deteriorando la imagen pública de la sanidad, al revés, queremos contar con todos los que están en el mundo sanitario para que nos aporten sus ideas", y se ha preguntado "quién deteriora más, quiénes siembran la inquietud sobre premisas falsas o quienes defendemos la calidad".

Por otra parte, se ha referido al Consorcio Aragonés Sanitario de Alta Resolución (CASAR), del que forma parte el Hospital de Jaca (Huesca), del que se está estudiando su funcionamiento "y hay muchas posibilidades de que siga, si está funcionando bien".

LA SANIDAD EN ESPAÑA

En otro orden de cosas, y en relación con la situación de la sanidad en España, ha estimado que "hay cuestiones que revisar", como "disfunciones" en la atención sanitaria en las zonas limítrofes entre Comunidades autónomas y otras cuestiones que "afectan al conjunto del modelo sanitario", como las carteras de servicios de las Comunidades autónomas o el "agujero sanitario de entre 15.000 y 20.000 millones de euros".

En este sentido, ha indicado que "demandaré" al próximo Gobierno de España "que nos reúna para que fijemos una cartera de servicios común para que no haya desigualdades".

LÍMITES

El diputado del PSOE, Javier Sada, se ha mostrado de acuerdo con la colaboración público-privada, "pero con determinados límites" porque "no se puede cambiar la colaboración público-privada con la sustitución progresiva de lo público por lo privado", porque el sistema privado "a medio plazo sale más caro y es más ineficaz", como se ha demostrado en los países que han optado por él, ha sostenido.

En su opinión, el Gobierno de Aragón ha generado "incertidumbre" y "desconfianza hacia los profesionales" de la sanidad pública, sobre "su calidad y productividad", y ha pedido a Rudi que "evite" esto y haga "propuestas concretas" sobre las que "estaremos siempre dispuestos a negociar".

La diputada de CHA, Nieves Ibeas, ha cuestionado a Rudi "por qué no hacen lo que hay que hacer para que funcione adecuadamente el sistema público" y, por ejemplo, "mejoran la gestión de los recursos humanos y materiales de nuestro servicio público", en vez de tener "plantas enteras cerradas" o hospitales infrautilizados por las tardes.

Ibeas ha argumentado que si el Gobierno pretende resolver los problemas "gracias a la gestión privada", se acabará por "debilitar" el sistema público, para recordar que "la sanidad privada tiene ánimo de lucro" y preguntar "quien lo va a pagar".

La diputada de IU, Patricia Luquin, ha reivindicado que "la sanidad pública puede ser eficiente y eficaz" y ha reclamado una "apuesta clara por reforzarla y potenciarla", con un "aprovechamiento máximo de sus recursos" porque es la que "garantiza con equidad y universalidad el acceso a unas prestaciones, independientemente de donde se viva".

COHERENCIA

El diputado del PAR, Manuel Blasco, ha señalado que la intervención de la presidenta es acorde con el pacto de gobernabilidad suscrito por el PP y el PAR para esta legislatura en Aragón, y "no es nuevo hablar de la colaboración público-privada", que "se ha venido aplicando bien y de forma eficiente en muchos de sus ámbitos" en los últimos años en Aragón.

"No es la panacea, pero sí puede suponer una buena ayuda", manteniendo "un sistema de sanidad público, universal, de calidad y con asistencia sanitaria digna", ha matizado.

El diputado del PP, Antonio Torres, ha comentado que el Gobierno y su partido han mantenido "coherencia" respecto al modelo sanitario que defienden, que debe ser "propio, adaptado a las especiales características de un amplio territorio y con poca población", y que incluye la "búsqueda del consenso".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter