Una 'app' permite a médicos y pediatras detectar precozmente inmunodeficiencias primarias

Ambulatorio, médico, atención primaria, CAP, consulta, anciana
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 27/04/2018 9:54:17CET

BARCELONA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

EL Insititut Català de la Salut (ICS) ha desarrollado una aplicación informática que permite detectar precozmente inmunodeficiencias primarias antes de que aparezcan las primeras manifestaciones clínicas.

La están evaluando en una nueva prueba piloto los centros de atención primaria (CAP) de los distritos de Horta, Nou Barris y Sant Andreu de Barcelona, y que si da buenos resultados, se implantará en toda la red pública de ambulatorios, ha explicado en un comunicado este viernes.

Se trata de una intervención sanitaria poblacional pionera en Europa, que se basa en un algoritmo que recoge variables clínicas que alertan el profesional de medicina de familia o de pediatría de la atención primaria sobre la posibilidad de que el paciente tenga una de estas patologías.

Si el sistema detecta esta probabilidad, el profesional puede derivar el paciente al Hospital Vall d'Hebron, que dispone de una unidad especializada en estas afecciones para pacientes pediátricos y adultos.

La herramienta, llamada Pidcap, está integrada en la Estación clínica de atención primaria (Ecap) y surge de una idea de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría del Vall d'Hebron.

NIÑOS BURBUJA

"Esta iniciativa complementa el proyecto de cribado neonatal de los niños burbuja en el campo del diagnóstico precoz en Catalunya", y ofrece una atención precoz de calidad a todos los pacientes potencialmente afectados por una inmunodeficiencia primaria, ha afirmado el director de la unidad que la propuso, Pere Soler-Palacín.

Las inmunodeficiencias primarias son un conjunto de enfermedades de origen genético caracterizadas por que el sistema inmunitario no es capaz de funcionar correctamente, y aunque se clasifican individualmente como enfermedades minoritarias, en conjunto tienen una incidencia "bastante elevada", de hasta un caso por cada 1.200 personas.

La detección precoz es imprescindible para poder iniciar el tratamiento adecuado y reduce las complicaciones y la mortalidad, ante lo que el ICS ha alertado de que se considera una patología infradiagnosticada.