Estudio realizado en Estados Unidos

El agua turbia, aunque sea potable, aumenta los casos de enfermedad gastrointestinal

Vaso de agua. Agua turbia
PIXABAY
Publicado 17/08/2017 14:37:45CET

MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El agua turbia, aunque sea potable, aumenta los casos de enfermedad gastrointestinal, tal y como ha puesto de manifiesto un trabajo realizado por expertos de la Universidad de Drexel (Estados Unidos), publicado en 'Environmental Health Perspectives'.

A esta conclusión han llegado tras analizar diferentes estudios en los que se evaluaron los riesgos de la contaminación de las aguas de los ríos, antes de que fueran consumidas por los ciudadanos, y los casos de enfermedad gastrointestinal, comprobando que cuanto más turbia estaba el agua, más personas estaban afectadas por esta patología.

No obstante, debido a que se encontraron algunas diferencias entre los estudios en los niveles de turbidez vinculados con la enfermedad gastrointestinal, los expertos han destacado la necesidad de aumentar las investigaciones para conocer los motivos por los que el agua turbia provoca esta patología.

Si se encuentran estos vínculos, las compañías de agua podrían monitorear mejor sus datos para identificar períodos de vulnerabilidad para la contaminación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter