Agua y saneamiento, las mejores armas en la guerra contra el cólera

WaterAid agua y cólera
WATERAID
Publicado 09/10/2017 11:00:04CET

Garantizar agua y saneamiento a largo plazo en las zonas de mayor riesgo supondría unos 40 dólares por persona

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Hasta 95.000 personas mueren cada año por cólera, una enfermedad infecciosa que puede ser mortal de no ser tratada a tiempo y que a día de hoy está presente en más de 40 países en todo el mundo, principalmente aquellos donde el número de personas que no tienen acceso a agua potable y saneamiento adecuado es mayor, de acuerdo con un estudio publicado por WaterAid.

Según sostiene esta ONG en su informe 'La guerra para acabar con el cólera', los esfuerzos a nivel mundial para acabar con esta enfermedad que se conoce desde el siglo XIX están abocados al fracaso a menos que quienes tienen mayor riesgo de padecerla, los pobres, gocen de las herramientas adecuadas para combatirla: agua potable, saneamiento decente y una buena higiene.

"El hecho de que esta enfermedad prevenible todavía afecte a 2,9 millones de personas cada año y mate a 95.000 es inconcebible", sostiene la directora ejecutiva de WaterAid Canadá, Nicole Hurtubise. "El cólera puede ser eliminado con cosas simples que ya sabemos que funcionan", subraya.

"Dando a la gente agua potable y saneamiento decente, podemos ganar la guerra contra el cólera y dejar atrás para siempre esta mortífera enfermedad", defiende la responsable de WaterAid.


Actualmente, en el mundo hay 844 millones de personas que carecen de acceso básico a agua potable y otros 2.800 millones que no tienen una letrina decente en sus casas, lo que les expone a las enfermedades transmisibles por el agua como el cólera. Esta situación deja a 1.200 millones de personas en todo el mundo en riesgo de contraer esta enfermedad, lo que equivale a uno de cada seis habitantes del planeta.

ENFERMEDAD DE POBRES

Aunque en sus inicios, cuando la enfermedad llegó a Europa desde Asia afectaba tanto a ricos como a pobres, hoy en día es una "enfermedad de injusticia", sostiene WaterAid, puesto que "el mapa de los brotes de cólera es esencialmente el mismo del mapa de la pobreza y la marginación". En general, subraya, se produce en "comunidades ya agobiadas por la falta de agua potable, letrinas decentes e higiene, así como en las afectadas por conflictos, escasa atención sanitaria y malnutrición".

De acuerdo con el informe, el cólera genera gastos anuales de alrededor de 2.000 millones de dólares en tratamiento y hospitalización de los enfermos, así como las pérdidas de productividad relacionadas con ello. Actualmente, los esfuerzos para combatir la enfermedad se centran en respuestas de emergencia ante brotes, centradas en suministrar agua de forma temporal así como en ofrecer servicios de higiene y saneamiento y centros de tratamiento, lo que tiene un coste de entre 5 y 10 dólares por persona.

Sin embargo, incide WaterAid, dado que el cólera es una enfermedad recurrente y los brotes suelen aparecer de nuevo en zonas previamente afectadas, lo ideal sería que la inversión se hiciera para garantizar el agua potable y el saneamiento a largo plazo, con el fin de evitar que reaparezca la enfermedad.

En este sentido, explica que garantizarlo tendría un coste de unos 40 dólares por persona. Con ello, no solo se arrancaría la causa en la raíz del cólera sino que también se mejoraría la salud de las personas, mejorando sus opciones de estudiar o trabajar. El Banco Mundial calcula que por cada dólar invertido en agua y saneamiento se obtienen al menos 4 dólares de retorno en aumento de la productividad.

PAÍSES MÁS AFECTADOS

India encabeza el listado de países con el mayor número de casos en el mundo, con unos 675.000, si bien, como destaca la ONG, la cifra de casos reales suele ser mayor de la reconocida en general por las autoridades. En su caso, es también el país con el mayor número de personas que no tienen acceso a agua potable, un total de 163 millones, y que no tienen una letrina decente en sus casas, 732 millones.

Le siguen Etiopía, con unos 275.000 casos, y Nigeria, con 220.000, países que son también el segundo y tercero con mayor número de personas que no tienen acceso a agua potable y que figuran entre los que cuentan con más habitantes sin acceso a letrinas.

La lista de los diez países más afectados por el cólera la completan Haití, República Democrática del Congo, Tanzania, Kenia, Bangladesh, Uganda y Mozambique. Todos ellos, salvo Haití, se encuentran entre los que más personas sin agua potable y saneamiento tienen.

El informe de WaterAid no incluye el actual brote de cólera en Yemen, el peor en la historia, con más de 725.000 casos y 2.100 muertes y que se espera que alcance el millón de casos antes de final de año, ni los que están azotando también a Sudán del Sur, República Democrática del Congo o Somalia, países todos ellos escenarios de conflictos y crisis humanitarias.

REDUCIR LAS MUERTES UN 90%

Así las cosas, esta semana el Grupo de Trabajo Mundial sobre el Control del Cólera (GTFCC, por sus siglas en inglés), encabezado por la OMS e integrado por organizaciones gubernamentales y ONG, entre las que figura WaterAid, ha lanzado la campaña 'Acabar con el cólera. Una hoja de ruta para 2030' por la que se compromete a reducir las muertes en un 90 por ciento y eliminar la transmisión en 20 países para esa fecha.

Su objetivo es alinear recursos, compartir las mejores prácticas y fortalecer las alianzas entre los países afectados, los donantes y las agencias internacionales y pone de manifiesto la necesidad de un enfoque coordinado para el control del cólera con planificación en los países de cara a la detección temprana y la respuesta ante brotes, según ha explicado la OMS.

"Cada muerte por cólera es prevenible con las herramientas disponibles hoy en día, incluido el uso de la vacuna oral contra el cólera y el acceso mejorado a agua potable, saneamiento e higiene, como recoge la hoja de ruta", ha destacado el director de la OMS, Tedros Adhanom Gebreyesus, lamentando que se trata de una enfermedad "que afecta a los más pobres y vulnerables".

"Es inaceptable que casi dos décadas después del inicio del siglo XXI, el cólera siga destruyendo vidas y arruinando economías. Debemos actuar juntos y debemos actuar ahora", ha sostenido, incidiendo en que la hoja de ruta "es la mejor manera de acabar con ello".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter