Asturias y Galicia trabajan en un borrador

¿Cómo afecta a los hoteles españoles la normativa de desfibriladores?

DESFRIBILADOR
ASIER CAMACHO
Actualizado 25/08/2016 14:47:05 CET

MADRID, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Andalucía, Canarias, Cataluña y País Vasco son las únicas comunidades autónomas que obligan a los hoteles a contar con un desfibrilador externo automático (DEA), según la normativa en vigor en relación con su uso e instalación en establecimientos hoteleros.

En España el Real Decreto 365/2009 deja en manos de los gobiernos regionales la regulación del uso e instalación de estos dispositivos fuera del ámbito sanitario y aunque todas las CC.AA. tienen su propia regulación solo en cuatro es obligatorio.

No obstante, un informe técnico elaborado por Cardio Guard, proveedor del Gremio de Hoteles de Barcelona y Fomento del Trabajo y colaboradores de la Asociación de Especialistas en Prevención y Salud Laboral (AEPSAL), muestra como los criterios son diferentes en cada una de las cuatro comunidades donde es obligatorio.

En Andalucía, los establecimientos públicos con un aforo igual o superior a 5.000 personas están obligados a su instalación, según recoge el artículo 3 del Decreto 22/2012.

Los hoteles con más de 1.000 plazas ubicados en Canarias están obligados, según el art.6 de Decreto 157/2015, si bien en teatros municipales, auditorios y salas de congresos con aforo superior a 1.000 personas también están obligados. Si el hotel tiene una sala de congresos debe instalarlo en dicha sala, independientemente de las plazas. No obstante, se recomienda su instalación en los hoteles con entre 700 y 1.000 plazas.

En Cataluña, cualquier establecimiento de uso residencial público siempre que disponga de una altura de evacuación igual o superior a 28 metros o de una ocupación igual o superior a 2.000 personas debe contar con desfribilador. Según el Código Técnico de Edificación el hotel es un edificio residencial público.

OBLIGATORIO EN PISCINAS EN ASTURIAS.

En el Principado de Asturias es obligatorio su instalación en piscinas de uso colectivo, según el Decreto 140/2009, lo que afecta a todas aquellas que no sean de uso para unidad familiar para un foro superior a 1.000 personas. Por tanto, esta norma obliga a los hoteles de Asturias con una piscina de más de 1.00 personas a tener un DEA.

Según este análisis, las demás comunidades no legislan la obligación de instalar un desfibrilador, aunque precisamente en Asturias y en Galicia actualmente se trabaja en el proyecto del nuevo decreto.

En Galicia será obligatorio y en Asturias se obligará a aquellos establecimientos, locales e instalaciones en que se desarrollen espectáculos públicos y actividades recreativas, con aforo autorizado superior a 750 personas.

LOS TURISTAS PREFIEREN HOTELES CARDIOPROTEGIDOS.

El 73% de los turistas internacionales que visitan España prefieren alojarse en establecimientos que estén cardioprotegidos, según una encuesta realizada a 1.500 viajeros extranjeros elaborada por la compañía centrada en productos para la salud B+Safe.

El 20% de los viajeros que ha elegido nuestro país como destino para estas vacaciones este verano mostró su interés por la presencia de desfibriladores a la hora de realizar la reserva o su llegada al alojamiento.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.