Los adolescentes no deben depilarse con láser sin supervisión médica, según una experta

Actualizado 04/03/2009 19:06:31 CET

El uso incorrecto del láser puede provocar quemaduras en la piel, ausencia de resultados o aumento de la cantidad de vello

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los adolescentes no deben someterse a un tratamiento de depilación con láser sin estar bajo la supervisión de un dermatólogo porque, dependiendo de la edad de inicio, las zonas a depilar y las características de la piel, un uso incorrecto del láser puede provocar quemaduras en la piel, ausencia de resultados o aumento de la cantidad de vello, según informó hoy la directora de la Clínica Dermitek de Bilbao, la doctora Nerea Landa.

"Los aparatos empleados en centros estéticos tienen una potencia inferior a los empleados en centros médicos y no incorporan todos los sistemas de seguridad que sí incorpora la tecnología médica", apuntó. Además, "la falta de potencia hace que no se dañe el vello, provocando una depilación no definitiva o el denominado 'efecto paradójico', que consiste en que el vello es estimulado, en vez de dañado, y crece más abundantemente", explicó la experta.

El vello no aparece al mismo tiempo en todos los jóvenes, por ello "las madres de estas niñas y niños están preocupadas y tienen muchas dudas sobre si es adecuado realizar la depilación láser a edades tan tempranas y sobre la seguridad de los tratamientos", comentó. Según explicó la doctora, "existe un rango entre los 10 y los 15 años en los que el vello va surgiendo, pero con la misma edad, una chica puede carecer totalmente de vello y otra puede tenerlo completamente desarrollado".

En este sentido, desde hace dos años "existe una afluencia cada vez más relevante de niñas de 12 a 14 años que desean empezar con láser sus primeras depilaciones" junto a una demanda paralela de "adolescentes varones de 15 ó 16 años con problemas de vello", dijo la experta. Las axilas y algunas zonas de las piernas suelen registrar "un buen resultado", pero en otras zonas, como la cara, se debe acudir a un experto para evitar complicaciones.

PROTOCOLOS PARA ADOLESCENTES

"Es el médico quien puede determinar, conforme al desarrollo del pelo, su grosor, color, cantidad, color y grosor de la piel, sensibilidad cutánea y el resto de datos de la historia clínica de la niña si puede o no empezar a depilarse con láser, en qué áreas y con qué intensidad", recalcó la dermatóloga. "Si por ejemplo surge una reacción alérgica o aparece cualquier problema, sólo profesionales médicos pueden hacer frente al problema con todas las garantías", aseveró.

Es conveniente poner en marcha protocolos de atención a niños y adolescentes "en los que se analice la historia clínica, tipo de piel y de pelo y se establezcan los parámetros adecuados al láser en función de las características del paciente"; así como que, posteriormente, sean profesionales sanitarios convenientemente formados quienes realicen el tratamiento bajo la supervisión continua de las sesiones, reacción de la piel, resultado y evolución del tratamiento por parte de un médico", explicó Landa.

De este modo, "si hay una reacción inesperada en la piel, el acceso a una consulta con el dermatólogo es inmediato y los problemas dermatológicos que puedan surgir en el curso del tratamiento son atendidos por un especialista. Además, sólo un médico cualificado puede valorar la necesidad o no de combinar los diferentes láseres entre sí y con otros sistemas de depilación", afirmó.