Ordenado por
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 18/05/2013

Según un experto en tricología

Las vitaminas y champús cosméticos para la alopecia no tienen "ninguna" efectividad médica y no frenan la caída del pelo

Aunque no existe un tratamiento definitivo para combatirlo, es un problema que necesita una valoración y un adecuado tratamiento médico

   MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

   Las vitaminas, lociones, champús y otros tratamientos cosméticos utilizados para tratar la alopecia no tienen "ninguna" efectividad médica y no frenan la caída del cabello, según ha asegurado a Europa Press el dermatólogo y coordinador de la Unidad de Tricología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Sergio Vañó.

   Se trata, por tanto, de un problema médico que necesita una valoración y un adecuado tratamiento para combatirlo, dado que son más de cien las causas por las que se origina la pérdida del pelo. De hecho, y aunque actualmente no hay una terapia que frene definitivamente este problema, sí existen diferentes métodos y técnicas médicas que ayudan a retrasar los diferentes tipos de alopecia como, por ejemplo, los tratamientos con factores de crecimiento o los farmacológicos que, según ha asegurado el especialista, han demostrado ser "efectivos" y tener un "buen perfil" de seguridad.

   Ahora bien, a pesar de que hay múltiples factores que originan la alopecia, Vañó ha recordado que los más comunes son los hormonales, que provocan la alopecia androgenética; los producidos por cambios en el ritmo de vida, que originan la alopecia efluvio telógena; y los autoinmunes que ocasionan la conocida como alopecia areata.

   "Estas son las tres formas más frecuentes aunque hay muchas otras causas de caída de pelo como, por ejemplo, los trastornos alimentarios, el déficit de hierro, las alteraciones de tiroides e, incluso, las provocadas por determinados medicamentos y enfermedades sistémicas", ha señalado Vañó.

   Todos ellos, ha proseguido, son factores que afectan de manera "muy importante" a la calidad de vida de los pacientes. De hecho, se ha demostrado que la alopecia, dentro de las enfermedades cutáneas, es uno de los procesos que más afecta a la calidad de vida de estas personas.

   Además, el experto ha informado de que el diez por ciento de las mujeres que padecen cáncer se plantean no someterse a los tratamientos de quimioterapia para evitar la caída del pelo. "Esto hace que haya que darle, a nivel médico e institucional, toda la importancia que tiene dado que es un proceso por el que los pacientes lo pasan muy mal", ha apostillado.

   Dicho esto, Vañó ha explicado que las principales líneas de investigación médica para esta enfermedad se están centrado en la medicina regenerativa con los factores de crecimiento y las células madre aunque, no obstante, ha reconocido que hasta dentro de unos diez años no estará en marcha la aplicación práctica.

   Por último, el dermatólogo, que ha participado en el I Curso de Actualización en Tricología organizado en el Hospital Ramón y Cajal, ha insistido en la importancia de que las personas que sufren caídas severas del cabello acudan a un especialista y no a un farmacéutico o a un centro cosmético, porque "sólo" los médicos son capaces de retrasar eficazmente la alopecia.

   "Los pacientes muchas veces no saben que es un problema médico y piensan que sólo es cosmético, por lo que acuden a estos centros de belleza cuando, la realidad, es que la alopecia es una enfermedad, igual que la hipertensión o la diabetes, que requiere una valoración y un adecuado tratamiento médico", ha zanjado.

Europa Press Comunicados Salud