Veinte meses transcurren entre la aparición de los primeros síntomas y el diagnóstico del Alzheimer

Actualizado 20/07/2006 21:10:10 CET

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Especialistas reunidos hoy en la última jornada del X Congreso Internacional de Alzheimer celebrado en Madrid señalaron que en los pacientes europeos transcurre una media de 20 meses entre la aparición de los primeros síntomas del Alzheimer (pérdida de memoria, dificultades para realizar tareas habituales, problemas de expresión, desorientación temporo-espacial, cambios en el comportamiento y en la personalidad, etc) y el diagnóstico efectivo de la enfermedad por lo que, tanto Bengt Winblad, del Instituto Karolinska, de Estocolmo (Suecia) como Howard Feldman, neurólogo de la Universidad de British Columbia, en Vancouver (Canadá) hicieron hincapié en la necesidad de que los médicos de familia y los cuidadores estén alertas a estas sintomatologías y en las ventajas que supone un diagnóstico y un tratamiento precoz.

Durante el simposio, denominado, 'El Alzheimer 100 años después: Cómo afrontar los retos de una enfermedad progresiva', el doctor Winblad recordó que este año se cumple un centenario del descubrimiento de la enfermedad por el médico alemán Alois Alzheimer y que, desde entonces, se han producido grandes avances en el conocimiento y tratamiento de este trastorno neurodegenerativo que afecta las funciones cognitivas, conductuales y motoras.

Tanto Winblad como Feldman destacaron que los fármacos actualmente en uso no curan la enfermedad sino que sólo actúan a nivel sintomatológico, por lo que -resaltaron- "la estabilización o ralentización del declive cognitivo y motor debe ser vista como un resultado exitoso". Estos expertos comentaron algunos ensayos clínicos en fase inicial de los que, se espera, contribuyan a producir alguna modificación de la enfermedad.

Entre estos estudios, Feldman mencionó los realizados en modelos animales que sugieren la posibilidad de desarrollar una vacuna que ataque a la proteína amiloide, encontrada en el cerebro de las personas que padecen Alzheimer. Sin embargo, aclaró, transcurrirá mucho tiempo hasta conocer el resultado de estas investigaciones.

Por su parte, Winblad hizo referencia a la importancia de la administración de un tratamiento farmacológico para retrasar la progresión de la enfermedad y, consecuentemente, ofrecer mayor calidad de vida al paciente al permitirle permanecer en su hogar por más tiempo. Según un estudio citado por este especialista, el 80% de los pacientes medicados con fármacos inhibidores de la acetilcolinesterasa estaban en condiciones de permanecer en sus hogares tras 72 meses de tratamiento; mientras que la mayoría de los pacientes en placebo necesitó, al cabo de ese tiempo, ser trasladado a una residencia de ciudades especiales.

CONTINUIDAD EN LA TERAPIA

Durante el encuentro, se presentaron también los resultados de un estudio realizado por las compañías Eisai y Pfizer acerca del manejo que los médicos hacen de la enfermedad. Las conclusiones de este estudio, que incluye las opiniones de 376 especialistas de 40 países, señalan que el 73% de los consultados afirma evaluar la efectividad del tratamiento prescripto tres meses después de su iniciación y, en función de ello, deciden continuar o no con la terapia.

Sin embargo, Feldman citó otro estudio desarrollado por las mismas empresas, el AWARE, para medir la efectividad de donepezil (comercializado bajo el nombre de 'Aricept') en el tratamiento de pacientes con Alzheimer que revela que aquellos pacientes que no mostraron ningún beneficio tras la administración del fármaco por tres meses, y que continuaron tomándolo, mostraron "beneficios en más de un dominio de la enfermedad", 12 semanas después por lo que recomendó continuar con la terapia aunque no se evidencien beneficios en el corto plazo.

DIAGNÓSTICO PRECOZ

Un diagnóstico lo más precoz posible del Alzheimer fue señalado por los especialistas como la mejor manera de ralentizar el progreso de esta enfermedad que afecta a 24 millones de personas y que, según las previsiones mencionadas por Feldman, se duplicará en los próximos 20 años por lo que -pronosticó- para 2040 se prevé que sean más de 80 millones las personas que sufran esta enfermedad.

Según este experto, "si pudiéramos retrasar cinco años la aparición de la enfermedad, para 2040, hubiéramos reducido a la mitad la prevalencia del Alzheimer" por lo que señaló la necesidad que los médicos de familia controlen, de la misma forma que lo hacen con el colesterol, los síntomas asociados a este trastorno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter