Un tribunal indio desestima la demanda de Novartis contra la ley de patentes india que perjudica a 'Glivec'

Actualizado 06/08/2007 22:40:38 CET

NUEVA DELHI, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de la ciudad de Chennai, en el sur de la India, rechazó hoy juzgar la demanda interpuesta por la farmacéutica suiza Novartis, con sede en Barcelona, contra la ley india de patentes por no considerarse competente para juzgar el caso, una decisión aplaudida por ONG y organizaciones humanitarias como Médicos Sin Fronteras (MSF) como una victoria para millones de pacientes pobres que se benefician de los genéricos en los países de escasos recursos económicos.

Tras conocer la decisión del tribunal indio, que debía aclarar si la nueva presentación del anticancerígeno 'Glivec' de Novartis le convertía en un nuevo fármaco o, si por el contrario, se trata de una simple reformulación del mismo sin validez como innovación, el gigante farmacéutico aseguró que se trata de un golpe a los derechos de propiedad intelectual que puede tener a largo plazo efectos negativos en la investigación y búsqueda de nuevos medicamentos. No obstante, la compañía dijo que previsiblemente no apelaría el fallo.

La ley india de patentes, que entró en vigor el pasado 1 de enero de 2005, permite patentar productos que suponen una innovación respecto a los productos lanzados después de 1995 --el año en el que India se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC)--o para un medicamento renovado que ofrece mayor eficacia que su anterior versión.

Novartis asegura que mejoró 'Glivec' y que su última presentación era más fácil de absorber por el organismo. Sin embargo, las compañías farmacéuticas indias y las ONG aseveraron que el anticancerígeno de Novartis era una nueva presentación de un fármaco lanzado antes del año 1995 que se ha convertido ya en un genérico en India y se vende por menos de su precio con Novartis.

Según Tido von Schoen-Angerer, el director de la campaña de Médicos Sin Fronteras (MSF) para el acceso a medicinas básicas, esta decisión supone "un enorme avance para millones de pacientes y médicos que en países en vías de desarrollo dependen de la posibilidad que les brinda India de comprar medicamentos asequibles".

EN EL AIRE EL CASO DE 'GLIVEC

ONG y organizaciones humanitarias de todo el mundo temían la posible victoria de Novartis en esta contienda legal porque habría sentado precedente para otras farmacéuticas que buscan proteger sus patentes sobre medicamentos esenciales entre los que se cuentan los tratamientos contra el sida, generalmente fabricados con menores costes en varios países.

MSF asegura que el 84% de los medicamentos que se emplean para tratar el sida vienen de India. Cerca de 420.000 personas en todo el mundo firmaron un documento en el que solicitaban a Novartis retirar su demanda contra la normativa de patentes en este país.

Con su decisión, la corte india rechaza decidir sobre la demanda de Novartis contra la ley de patentes. Sin embargo, deja en el aire la resolución del caso específico de 'Glivec'.

Según el director de Novartis India, Ranjit Shahani, aunque estén en desacuerdo con la decisión de la justicia india, "probablemente no apelaremos la decisión ante la Corte Suprema". "Ahora líderes locales e internacionales reconocen lo inadecuado de la Sección 3D (clausula de la ley de patentes india que afirma que sólo las 'innovaciones auténticas' pueden ser objeto de patente) y están seriamente preocupados por las deficiencias del sistema indio de patentes", aseguró el responsable de esta farmacéutica en India.

En este sentido se manifestó también Paul Herrling, para quien "está claro que existen insuficiencias en la ley india de patentes que tendrán consecuencias negativas para los pacientes y para la sanidad pública de India". Herrling destacó que sólo trabajando en la innovación se consiguen progresos en la medicina. "Si la ley india de patentes no reconoce estos importantes avances, los pacientes pueden verse privados de nuevas y mejores medicinas", sentenció.

Muchas farmacéuticas indias fabrican genéricos de 'Glivec', pero lo venden por 1.900 dólares, la décima parte del precio fijado por Novartis para el tratamiento de un mes con el producto (2.600 dólares). Novartis dice que proporciona sin cobrar impuestos al 99% de los pacientes que lo necesitan en India dentro de su programa de asistencia humanitaria a los más necesitados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter