Una técnica de sustitución del arco de la aorta sin parar el corazón consigue reducir el sangrado y el daño neurológico

Operación de implante de válvula sin necesidad de parar el corazón
EUROPA PRESS/ARCHIVO/JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 11/06/2012 20:09:38 CET

SEVILLA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio sobre 26 pacientes del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, que ha evaluado los resultados de la sustitución parcial del arco aórtico con una estrategia que evita la parada circulatoria, ha concluido que esta nueva técnica mejora los resultados de la cirugía convencional en algunos parámetros.

De hecho, las conclusiones de un estudio optan a un premio en el 21 Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Torácica-Cardiovascular (SECTCV), que se celebrará esta semana en Sevilla (del 13 y al 16 de junio), según ha avanzado el comité organizador de este evento.

En concreto, este trabajo revela que en los 12 pacientes con los que se empleó esta nueva técnica se redujo significativamente el tiempo de isquemia miocárdica, la duración de la circulación extracorpórea, la intervención, el tiempo de intubación, la estancia en la UVI y la hospitalización. También se disminuyó la tasa de complicaciones mayores, especialmente las neurológicas y el sangrado postoperatorio.

Los autores concluyen, así, que la sustitución parcial del arco de la aorta es factible sin necesidad de hacer parada circulatoria, toda vez que añaden que esta técnica acorta los tiempos quirúrgicos y disminuye sus complicaciones, especialmente el daño neurológico y el sangrado postoperatorio.

Por otra parte, otro estudio que va a presentarse en mismo congreso de la SECTCV señala que las estrategias híbridas que combinan la cirugía abierta o convencional y la endovascular (por medio de catéter) pueden ser empleadas con éxito en el tratamiento de patología compleja de arco y aorta torácica.

El referido estudio, realizado sobre 15 pacientes del Complejo Hospitalario de A Coruña concluye que dicho abordaje combinado "expande potencialmente el uso de las técnicas endovasculares aórticas y es una solución atractiva para pacientes quirúrgicos de alto riesgo". En el estudio, la supervivencia de los pacientes intervenidos fue del cien por cien a los 12 meses y del 75 por ciento a los cinco años.