El Tai-Chi puede ayudar a los más mayores a reducir el riesgo de sufrir una diabetes, según dos estudios

EP
Actualizado 08/04/2008 22:44:52 CET

NUEVA YORK (EUROPA PRESS), 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El antiguo arte del Tai-Chi puede ayudar a controlar e incluso reducir el riesgo de sufrir una diabetes tipo 2, según las conclusiones de dos estudios publicados este mes en la edición 'on line' de 'British Journal of Sports Medicine', uno realizado por investigadores de Taiwán y el otro por científicos australianos.

En uno de estos trabajos, el realizado por taiwaneses, se demostró que el Tai-Chi ayuda a largo plazo a reducir los niveles de azúcar en sangre en adultos con una edad media de 30 años con diabetes tipo 2. En el segundo trabajo, investigadores australianos descubrieron que la combinación de Tai-Chi y Qigong, otra antigua práctica china que combina movimientos suaves con meditación y técnicas de respiración, benefició a 11 adultos con riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2.

Recientes estudios sugirieron que ambas modalidades de ejercicio moderado pueden reportar numerosos beneficios a la salud de los adultos más mayores, como bajar la presión sanguínea o reducir el riesgo de sufrir una caída o mejorar los síntomas de la artritis.

Para el primer trabajo, el doctor Kuender Yang y sus colaboradores del Chang Gung Memorial Hospital siguieron la evolución de 30 adultos de mediana edad y mayores con diabetes tipo dos. Durante doce semanas, los participantes del experimento asistieron a cases de Tai-Chi de una hora que se repitieron tres veces por semana. Al final, descubrieron que los pacientes con diabetes experimentaron una reducción de sus niveles de azúcar en sangre.

En el segundo estudio, el doctor Xin Liu y sus colaboradores de la Universidad de Queensland observaron los efectos de un programa que combinaba ejercicios de Ta-Chi y de Qigong entre 11 adultos de mediana edad y mayores con elevados niveles de azúcar en sangre. Siete de ellos tenían también síndromes metabólicos, como alta presión sanguínea, obesidad abdominal y colesterol alto.

Los investigadores encontraron que, tras 12 semanas, los participantes del trabajo mostraron un descenso en sus niveles de presión sanguínea y de azúcar en sangre, además de perder peso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter