Sólo uno de cada cuatro casos de cáncer de hígado se diagnostican a tiempo para recibir tratamiento curativo

Actualizado 15/04/2007 16:05:23 CET

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

Sólo uno de cada cuatro casos de cáncer de hígado se detecta a tiempo para recibir tratamiento curativo, según han expuesto varios expertos durante la 42 reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL) celebrada hoy en Barcelona.

Actualmente, un millón de personas en el mundo padecen cáncer de hígado, lo que convierte a esta patología en la tercera causa de muerte por cáncer. Junto con el de páncreas, el cáncer de hígado es, a menudo, de los cánceres que más tarde se diagnostica y de los que cuentan con menos tratamientos eficaces.

Cuando se detecta a tiempo, cosa que sólo ocurre en el 25% de los casos, es posible operar para extirpar el tumor, realizar un transplante o llevar a cabo una ablación cutánea para eliminar el tumor, en función de la extensión del carcinoma y de las características de cada paciente. Del 25% de casos que se diagnostican y se tratan, entre el 50% y el 70% conseguirán sobrevivir los cinco primeros años.

El cáncer hepático se produce como consecuencia de un daño continuado en el hígado. Entonces se forman unos nódulos de células anómalas del hígado, llamados displásicos, que resultan en un tumor de un centímetro de diámetro. A partir de los tres centímetros, el cáncer ya no se considera inicial, y es entonces cuando la enfermedad ya empieza a interferir en el buen funcionamiento del hígado.

De momento, el pronóstico en cuanto al tratamiento y la curación del cáncer de hígado es poco alentador, ya que sólo entre el 10% y el 20% de los carcinomas hepatocelulares se puede extirpar completamente con la cirugía. Si se diagnostica en fase avanzada, la enfermedad puede ser mortal en un período de tres a seis meses.

Por ahora, la cirugía, el transplante de hígado o la ablación pueden tener éxito en el tratamiento de tumores pequeños o que crecen lentamente. Hay una necesidad de diagnosticar el cáncer en una fase inicial, aunque es complicado al tratarse de un órgano interno. Actualmente, en los pacientes con cirrosis que están riesgo de cáncer se realizan ecografías periódicas del hígado.

Según el doctor Jordi Bruix, consultor sénior y director del grupo de Oncología Hepática del Servicio de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona, se ha demostrado que el cáncer de hígado es la principal causa de muerte entre los pacientes con cirrosis hepática. Entre un 10% y un 15% de los pacientes que tienen cirrosis desarrollarán un cáncer de hígado en los cinco primeros años de seguimiento.

En España la prevalencia del cáncer hepático se ha estabilizado, gracias a que la infección viral, que, junto con el alcohol, es la principal causa de cirrosis y, por tanto, de cáncer hepático, ya está más controlada.

Actualmente, afecta a entre 10 y 11 personas por cada 100.000 habitantes, lo que sitúa a España en una escala intermedia en comparación con otros países. La incidencia de cáncer hepático es más alta en Asia y en países del África subsahariana, mientras que, en el norte de Europa y en el continente americano, su presencia es menor, ya que también lo es la diseminación de la hepatitis viral.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter