Sanidad quiere que ante "sospecha fundada" de cáncer, se inicie el diagnóstico en 15 días

Actualizado 26/03/2006 19:17:50 CET

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, y los consejeros del ramo de las comunidades autónomas, estudiarán y previsiblemente darán el visto bueno el próximo miércoles en Madrid a la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud (SNS). Los objetivos del Plan, ambicioso en sus planteamientos, contemplan entre otras cuestiones que, ante la sospecha cierta de cáncer -en principio de mama y luego de colon y pulmón-, una persona pueda iniciar el proceso de confirmación diagnóstica en quince días. Además se pretende que todos los enfermos puedan recibir quimioterapia en una semana, radioterapia en cuatro y someterse a cirugía en un máximo de dos meses.

La Estrategia en Cáncer redactado bajo la dirección de Eduardo Díaz Rubio, coordinador del Plan Nacional contra el Cáncer y jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínico de San Carlos, recoge entre sus objetivos una reducción en los tiempos para acceder al diagnóstico, un aspecto que puede resultar una auténtica losa para los enfermos en un proceso en el que el tiempo juega en su contra.

De esta manera, tal y como está recogido en el documento, que ahora tiene que ser debatido entre Gobierno y las comunidades autónomas, se pretende que al año de ponerse en marcha la Estrategia, "ante la sospecha cierta de cáncer, se inicie el proceso de confirmación diagnóstica en quince días". Se comenzará por el tumor de mama y posteriormente se extenderá los de colon y pulmón. Este punto es fundamental puesto que Sociedades científicas y Gobierno insisten todos los años y cada cierto tiempo en importancia de detectar precozmente los tumores para conseguir su curación.

Sin embargo, paradójicamente, el tiempo de espera para tener una confirmación puede resultar elevadísimo si se cuenta desde el momento en que una persona tiene un síntoma "sospechoso", accede a un especialista que le manda las pruebas correspondientes y vuelve a citarse con él para que las evalúe. Este lapso, que varía en función de las comunidades autónomas, puede demorarse meses.

La detección precoz se reforzará con programas de cribado de cáncer de mama, con mamografías cada dos años a mujeres con edades comprendidas entre 50 y 69 años. Además se quiere poner en marcha programas de seguimiento de individuos con riesgo elevado de padecer cáncer de mama, colorrectal y de cervix.

De la misma manera, las personas con un riesgo elevado familiar o hereditario de padecer un tumor tendrán garantizado el acceso a unidades especializadas de carácter multidisplinar, donde se evalúe el riesgo individual y familiar de cáncer de mama y colon.

TIEMPO MAXIMO

Una vez hecho el diagnóstico, se actúa con mucha más ligereza en la aplicación del tratamiento. A pesar de ello, la Estrategia se ha marcado unos límites, fijando en una semana el máximo para recibir quimioterapia, cuatro para radioterapia y dos meses para cirugía.

Además, los pacientes diagnosticados de cáncer deberán ser tratados en el marco de un equipo multidisciplinario e integrado y con un profesional que actúe como referente para el paciente a lo largo del proceso de atención hospitalaria.

Igualmente, en diciembre 2006 los hospitales que ofrezcan tratamiento oncológico deben disponer de un comité de tumores que plantee la decisión terapéutica previa al tratamiento y establezca un plan terapéutico global. En los últimos años se ha visto que es más efectivo dar quimioterapia o radioterapia a algunos tumores antes de extirparlos quirúrgicamente. Además se pretende hacer un seguimiento de los resultados clínicos del centro hospitalario.

Respecto a la asistencia a niños y adolescentes diagnosticado de cáncer, la Estrategia señala que se debe asegurar la atención Unidades Multidisciplinares de Oncología o Hematología Pediátrica que cumplan los requerimientos de la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica.

De esta forma, se garantiza a estos enfermos el acceso a los protocolos de diagnóstico y tratamiento consensuados por las sociedades científicas nacionales e internacionales y una atención psicosocial y educativa desde el momento del diagnóstico, que les permita continuar su desarrollo madurativo y su educación.

Sanidad también establece objetivos relacionados con los cuidados paliativos, de forma que se deberá asegurar la respuesta consensuada y coordinada entre los distintos niveles asistenciales de cada Área Sanitaria, incluyendo equipos específicos de cuidados paliativos en hospital y atención primaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter