El SAE denuncia la discriminación que existe en los sistemas sanitarios hacia el colectivo LGBTI

Publicado 16/05/2018 15:13:34CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El sindicato de técnicos de Enfermería (SAE) ha denunciado la discriminación que existe en los sistemas sanitarios hacia el colectivo LGBTI, por lo que ha solicitado aumentar la inversión en formación en materia de orientación e identidad sexual entre los profesionales sanitarios con el objetivo de romper estereotipos; concienciar y sensibilizar a los profesionales; y ofrecer una asistencia "inclusiva, libre de estigmas y de discriminación", teniendo en cuenta las necesidades específicas de las personas transgénero en materia sanitaria

Y es que, tal y como ha recordado el sindicato, un 10 por ciento de las personas LGBTI sufre discriminación en la asistencia sanitaria y este porcentaje aumenta a un 19 por ciento en el caso de personas transgénero, según los datos de la encuesta realizada en 2013 por la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), que pone de manifiesto igualmente que un 47% de las personas encuestadas son acosadas por su orientación sexual, un 26% son agredidas o amenazadas con violencia por sus preferencias y un 66% tienen miedo a ir por la calle de la mano de una pareja del mismo sexo.

Aproximadamente uno de cada cinco encuestados que acudieron a servicios de atención sanitaria (22%) o servicios sociales (19%) en el año anterior al sondeo sintieron que el personal de estos servicios les había tratado de manera discriminatoria por el hecho de ser transgénero: un 71 por ciento de las personas que solicitan asistencia relacionada con las necesidades derivadas de su identidad de género mencionan experiencias positivas con psicólogos, psiquiatras u otros especialistas o profesionales sanitarios.

Sin embargo, la tasa de satisfacción disminuye a menos de la mitad (45%) en lo que concierne a los médicos generalistas: el 20 por ciento afirma que su médico no parecía dispuesto a ayudar, y el 10 por ciento indica que simplemente se negó a ayudar.

"En este sentido, el 79 por ciento de las personas transgénero indican que una mayor variedad de opciones de tratamiento mejoraría su calidad de vida, por ello el sector público debe desarrollar estrategias que favorezcan la diversidad y la igualdad de trato en la asistencia sanitaria y fomentar servicios sanitarios específicamente destinados a las personas transgénero, garantizándoles un trato equitativo y respetuoso y facilitándoles el acceso a tratamientos de reasignación de género y, cuando no estén disponibles, apoyar a los individuos a acceder a este tipo de tratamiento en un Estado miembro de la Unión Europea que sí lo ofrezca", ha explicado el secretario de acción social y formación de SAE, Daniel Torres.