El Gobierno riojano destinará 74 millones de euros a la facturación de recetas médicas en 2012

Mujer medicamentos automedicacion
EP/SALVADOR ALCAIDE
Actualizado 20/01/2012 14:19:20 CET

LOGROÑO, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el gasto relativo a la facturación de recetas médicas dispensadas en oficinas de farmacia de la comunidad este año y que ascenderá a 74 millones de euros. Se trata de una estimación que podrá sufrir variaciones a lo largo del ejercicio en función de las necesidades, pero que contempla una previsión de ahorro respecto al año anterior del 10,7 por ciento y del 17,5 por ciento respecto a 2010, cuando se pusieron en marcha las primeras medidas de ahorro.

Estos datos los ha ofrecido esta mañana el consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, junto al portavoz del Ejecutivo riojano, Emilio del Río, en la comparecencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Nieto ha recordado que La Rioja cerró el año 2011 con una factura farmacéutica de 82.859.088 euros, lo que supuso una reducción del 7,65 por ciento respecto a la de 2010, cuando ascendió a 89.718.300,02. El año pasado, el gasto medio mensual fue de 6.904.924 euros, mientras en 2010 fue de 7.476.525 euros y este año ronda los 6,1 millones.

Estos datos se complementan con la evolución del número del número de recetas dispensadas y del importe promedio de cada receta. En este sentido, cabe destacar que el año pasado el número de recetas se incrementó el 2,68 por ciento, si bien el coste medio de cada receta se rebajó un 10,1 por ciento. Así, de las 6.210.334 recetas que se dispensaron en 2010, pasamos a dispensar 6.376.770 en 2011, mientras que su coste pasó de 14,45 euros a 12,99 euros.

El ahorro se ha conseguido gracias a las políticas puestas en marcha por la Consejería de Salud y Servicios Sociales en 2011 y a las que se dará continuidad a lo largo de este año. Destaca la implantación del programa informático Selene, que incluye una aplicación de ayuda a la prescripción por principio activo, y el Real Decreto Ley 9/2011, que obliga a los profesionales del SERIS a prescribir por principio activo, excepto en los casos en los que por necesidad terapéutica, el facultativo considere necesario dar al paciente un medicamento de marca.