El riesgo de la anestesia epidural es más bajo de lo que se pensaba

Actualizado 12/01/2009 23:50:37 CET

LONDRES, 12 Ene. (OTR/PRESS) -

El riesgo que se concede a la anestesia espinal y epidural en embarazadas y en pacientes que se someten a cirugía podría ser exagerado. Esta es la principal conclusión de un nuevo estudio elaborado por los investigadores del Bath's Royal United Hospital, que han analizado las complicaciones de las 700.000 inyecciones de este tipo que se administran cada año en Reino Unido. Así, esta investigación estableció que el riesgo de daño de estas anestesias es de 1 entre 23.000 y en las embarazadas desciende hasta 1 entre 80.000.

La anestesia espinal y epidural son inyectables que adormecen desde el pecho hasta las piernas de los pacientes y que se coloca directamente dentro del área espinal, entre las vértebras. A parte de para partos, esta técnica se emplea en operaciones de rodilla y cadera, entre otras.

El equipo de Bath recogió los datos de todos los hospitales del Reino Unido y encontró que sólo entre 14 y 30 pacientes fueron permanentemente perjudicados. En este caso el problema es que los investigadores no podrían ser totalmente exactos porque, en algunos casos, la causa de la lesión no era totalmente clara. De estos afectados, entre cinco y trece sufrieron parálisis y entre tres y seis fallecieron, según informó el British Journal of Anestesia.

Este estudio encontró que el riesgo de daño era de 1 entre 23.000, diez veces menos de lo que se estimaba hasta el momento. Los investigadores aseguran además que las mujeres embarazadas no deberían estar excesivamente preocupadas con su situación, ya que su riesgo de daño es inferior a uno entre 80.000. En este sentido, los expertos aseguran que es importante informar a los pacientes acerca de la verdadera situación de riesgo en la que se encuentran.

COMPLICACIONES INEVITABLES

Según los estudios, la mayoría de estas complicaciones fueron inevitables y como resultado de la reacción del individuo con el procedimiento y no relacionados con la forma en que se llevó a cabo.

El doctor Tim Cook, investigador principal y consultor anestesista del hospital, asegura que "los resultados son tranquilizadores para los pacientes". Sin embargo, añade que los doctores no deben ser disciplentes en la administración de estos complicados procedimientos.

Por su parte, Charlie McLaughlan, miembro del Royal College of Anestesists, coincide al señalar que las conclusiones del estudio suponen una buena noticia. "Creo que los pacientes tienen la impresión de que el riesgo era mayor de lo que realmente es. Y esto podría alejarlos de estos procedimientos", asegura McLaughlan en declaraciones a BBC recogidas por otr/press.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter