A Revilla no le "temblará la mano" en pedir dimisiones o "cortar cabezas" si hay irregularidades en SCS

Miguel Ángel Revilla
Europa Press - Archivo
Publicado 25/04/2018 14:53:20CET

Cree que la jefa de Contratación del SCS debió denunciar ante la Fiscalía esas presuntas irregularidades

MAZCUERRAS, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente regional de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), cree que "donde mejor se puede dilucidar" las "supuestas irregularidades" en las contrataciones del Servicio Cántabro de Salud (SCS) es en los tribunales y ha garantizado que, si se confirman o hay "indicio" de que son ciertas, "no le va a temblar la mano en pedir dimisiones" o que se "corte la cabeza" a los responsables.

"Si hay algún responsable que no le quepa duda a nadie que, vamos, se corta la cabeza, símbolicamente, del que haya cometido una tropelía", ha afirmado Revilla al ser cuestionado, por las "irregularidades" denunciadas por la jefa de Contratación del SCS, Almudena Gutiérrez, y también por la presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga.

Tras visitar unas obras en Mazcuerras, y a preguntas de la prensa, Revilla ha asegurado que, al tener noticia de estas "supuestas irregularidades", a través de los medios de comunicación, ha pedido explicaciones esta misma mañana a los responsables del SCS y también ha hablado en varias ocasiones sobre ello con la consejera de Sanidad, María Luisa Real.

CREE QUE JEFA DE CONTRATACIÓN DEL SCS TENDRÍA QUE HABER IDO A FISCALÍA

Respecto a la carta remitida por la jefa de Contratación del SCS a la consejera y al gerente del SCS informándole de algunas de estas irregularidades, el presidente cántabro ha opinado que esta funcionaria lo que tendría que haber hecho es llevar este caso a la Fiscalía.

"Yo si detecto una ilegalidad probada y tengo datos: al fiscal, porque si no es la palabra de uno contra la de otro", ha añadido Revilla, que también ha recordado que el gerente del Servicio Cántabro de Salud, Julián Pérez Gil, y el subdirector de Gestión Económica e Infraestructuras del Servicio Cántabro de Salud, Javier González, han desmentido esas irregularidades, las han achacado al "despecho" de la trabajadora y han anunciado que la demandarán por injurias.

Revilla ha opinado que estos responsables del SCS es "lo que tienen que hacer". "Si a mí ahora me acusan de algo que considero que es falso me voy al fiscal y lo denuncio, que es lo que tendría que haber hecho la persona que ha denuncuiado el tema.

El presidente cántabro ha insistido en que "donde mejor se puede dilucidar eso en en los tribunales". Y dado que el asunto llegará a los tribunales si estos responsables denuncian a la jefa de Contratación por injurias, como han denunciado, Revilla ha señalado que "no puede más que esperar a que los tribunales vean quién tiene razón".

"Vamos a ver qué sale de esto", ha dicho Revilla, quien ha insistido en que si se confirman las supuestas irregularidades o hay "indicios" de las mismas, "el primero" que actuará será él. "En caso de que haya un indicio de que eso que dice es cierto al presidente no le va a temblar la mano en pedir dimisiones como las he pedido recientemente en otros casos donde se ha desmotrado que, aunque no había ilegaldiades, sí habia situaciones moralmente poco recomendables", ha garantizado.

LAS CARTAS DE REVILLA A SÁENZ DE BURUAGA

Revilla, además de por la prensa, ha tenido conocimiento de estas supuestas irregularidades a través de la presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga.

La dirigente popular le remitió una carta, fechada el 24 de abril, anunciándole que, "en los últimos meses", había tenido conocimiento tenido conocimiento de "graves irregularidades" en la contratación del SCS, como "adjudicaciones a dedo" a través de un "uso fraudulento de la contratación menor" y en recepciones y pagos de obras sin terminar y de suministros sin haber sido entregados a los centros externos.

También le informaba de que había "tenido constancia" de que un asesor externo estaba "interviniendo" en las ocntrataciones de suministris e "interfiriendo en las competencias y suplantando las funciones de los empleados públicos".

En la carta, de cinco párrafos, consultada por Europa Press, Sáenz de Buruaga instaba a Revilla a "actuar de manera inmediata para exigir las explicaciones y responsabilidades a que haya lugar y poner fin a esta situación".

Además, la presidenta del PP ha puesto estos hechos en conocimiento del interventor de la comunidad, Pedro Pérez Eslava, "para que investigue y active los instrumentos oportunos de fiscalización y control".

Como respuesta, Revilla (PRC) ha contestado a Sáenz de Buruaga a través de otra carta, informándole de que ya ha pedido explicaciones a los responsables del SCS sobre estas "supuestas irregularidades" en las contrataciones denunciadas por la jefa de Contratación y también por el PP y garantizándole que si éstas se confirman "exigirá" medidas.

"No tenga la más mínima duda de que en caso de confirmarse cualquier irregularidad seré el primero en exigir las medidas oportunas", ha dicho Revilla a Sáenz de Buruaga.

En su respuesta, de tres párrafos, consultada también por esta agencia, Revilla ha agradecido "enormemente" a Sáenz de Buruaga su carta sobre este asunto y le ha animado a "hacerle llegar cualquier información o documento que obra en su poder y que pueda contrbuir a esclarecer la situación".