Tres o cuatro veces más propensión

Los residentes de las ciudades más contaminadas tienen un mayor riesgo de síndrome de ojo seco

Actualizado 07/10/2014 9:07:29 CET

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los habitantes de las grandes ciudades con altos niveles de contaminación del aire tienen un mayor riesgo de síndrome de ojo seco, según un estudio presentado en la conferencia oftálmica más grande del mundo, la 117ª Reunión Anual de la Academia Americana de Oftalmología, que se celebra en Nueva Orleans, Estados Unidos.

Los sujetos del estudio que vivían en los alrededores de Chicago y la ciudad de Nueva York resultaron ser entre tres a cuatro veces más propensos a tener un diagnóstico de síndrome de ojo seco en comparación con las zonas menos urbanas con relativamente poca contaminación del aire. Los investigadores sugieren que las manipulaciones ambientales deben considerarse en el control general y la gestión de los pacientes con el síndrome de ojo seco.

El síndrome de ojo seco, una deficiencia en la producción de lágrimas, es una condición frecuente que afecta hasta a cuatro millones de personas de 50 años o más en Estados Unidos y cuyas manifestaciones afectan negativamente el funcionamiento físico y mental. Los síntomas pueden ser muy perjudiciales para los pacientes y afectar gravemente a su calidad de vida, así como dar lugar a la pérdida de productividad debido a la interrupción de las actividades diarias, como la lectura y el uso de pantallas de ordenador.

Utilizando datos de la Base de Datos de la Administración Nacional de Veteranos (VA, en sus siglas en inglés), el Centro Nacional de Datos Climáticos y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), los científicos examinaron los registros de salud de 606.708 veteranos estadounidenses que recibieron tratamiento para el síndrome del ojo seco en una de las 394 clínicas oftalmológicas de VA en Estados Unidos continental a partir de julio de 2006 hasta julio de 2011.

Las personas que viven en áreas con altos niveles de contaminación del aire tienen más riesgo de síndrome de ojo seco, con una tasa de incidencia de 1,4. La mayoría de las áreas metropolitanas, incluyendo la ciudad de Nueva York, Chicago, Los Ángeles y Miami, mostró una relativamente alta prevalencia del síndrome de ojo seco (17-21 por ciento) y altos niveles de contaminación del aire.

Además, el riesgo de síndrome de ojo seco fue un 13 por ciento mayor en los hogares ubicados en zonas de gran altitud, mientras una mayor humedad y velocidad del viento se asoció inversamente con el riesgo de síndrome de ojo seco cuando la contaminación del aire y otras condiciones meteorológicas están controladas.

Los resultados de la investigación sugieren que los médicos de atención primaria y los profesionales centrados en el cuidado de los ojos deben ser conscientes de la relación entre las condiciones ambientales y el ojo seco e incluir una historia ambiental en la evaluación de pacientes con síndrome de ojo seco.

"Sin duda, muchas personas que viven en ciudades áridas y contaminadas podrían fácilmente dar fe de que la contaminación del aire produce irritaciones en el ojo seco", afirma Anat Galor, del Centro Médico de Asuntos de Veteranos en Miami, profesor adjunto del Instituto Clínico de Oftalmología Bascom Palmer e investigador principal. "Nuestra investigación sugiere que acciones simples, como el mantenimiento de la humedad apropiada interior y el uso de un filtro de aire de alta calidad deben considerarse como parte de la gestión global de los pacientes que sufren de síndrome de ojo seco", aconseja.

Los síntomas del ojo seco pueden variar desde escozor o ardor a lagrimeo excesivo y malestar al usar lentillas. A medida que el ojo responde a la irritación propia de esta condición, el ojo a menudo se rasga excesivamente para tratar de combatir la pérdida de humedad. Muchas personas con el síndrome de ojo seco están incómodos a la hora de ver la televisión, leer y trabajar durante periodos prolongados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter