Evitar falsos mitos, en el Día Mundial

El reposo, el sobrepeso y la sobrecarga de la articulación, están contraindicados en la artrosis

Actualizado 07/10/2014 12:09:37 CET

Existe un desconocimiento de la enfermedad por parte de los pacientes y de algunos médicos que "creen que se puede hacer poco"

   MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La artrosis es una de las enfermedades más prevalentes en España -donde afecta a unos 7 millones de personas- y es una de las afecciones que más recursos sanitarios consume, de ahí que coincidiendo con el Día Mundial de la enfermedad, que se celebra este sábado 12 de octubre, se haga necesario recordar que el reposo, el sobrepeso y la sobrecarga de la articulación, están contraindicados si se quiere experimentar una mejoría en la enfermedad.

   "Hay una gran confusión respecto a la artrosis", afirma a Europa Press el jefe de Servicio de reumatología del Hospital del Mar de Barcelona y portavoz de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el doctor Pere Benito, quien entiende que el tratamiento terapéutico de la artrosis debe pasar por la educación del paciente en buenos hábitos de vida enfocados a la enfermedad.

   La artrosis es un proceso crónico consistente en el desgaste progresivo de la articulación, esta enfermedad, que provoca dolor, rigidez e incapacidad funcional, tiene el problema de que "se diagnóstica tarde", cuando ya se ha producido una insuficiencia del cartílago. A este problema, explica, hay que añadir que "existe un desconocimiento por parte de los pacientes y de algunos médicos también de la enfermedad", ya que "creen que es una la enfermedad en la que se puede hacer poco".

   "Es una enfermedad huérfana de interés y de fármacos porque los resultados no son tan importantes y brillantes como con otras patologías", añade este experto, para quien más allá de los actuales tratamientos farmacológicos debe existir la máxima corresponsabilidad por parte del paciente con su enfermedad.

   Con el objetivo de quitar el dolor y mejorar la función de las articulaciones, destaca que médico y paciente deben colaborar para que el afectado conozca qué actitud debe tomar ante la artrosis. "Hay que explicar al paciente su enfermedad, hacer educación sanitaria e intentar seducirlo", el problema, añade, es que "eso requiere tiempo y desgraciadamente muchas veces el médico no se dispone de tiempo necesario".

   No todos los pacientes con artrosis son iguales ni la padecen con la misma intensidad, además al tratarse de un problema en el cartílago puede afectar a cualquier articulación, no obstante existen unos consejos prácticos que sí pueden llevar acabo todos los pacientes para mantener la enfermedad a raya.

   "Hay que desengrasar las articulaciones, fortalecer las estructuras que las hacen funcionar y engrasarlas", señala el portavoz de la SER, quien explica que los consejos que más pueden ayudar a mejora la enfermedad tienen que ver con un cambio de hábitos físicos. "Si un paciente es muy cuidadoso con las medidas físicas, pueden llegar a ser incluso más importantes que los medicamentos", afirma a Europa Press.

   Las cuatro recomendaciones básicas son: perder peso, mantener una buena postura, hacer ejercicio y utilizar si es necesario elementos de descarga (plantillas, bastones, etc). Todas ellas están encaminadas a conseguir que la articulación no se "oxide" más de lo que ya está por la artrosis.

   "Lo que les digo a mis pacientes es que tiene las articulaciones oxidadas. Si un bisagra está oxidada pero no se mueve no hace ruido, cuando se empieza a mover hace un ruido tremendo, pero cuando ya se calienta la bisagra hace menos ruido; lo mismo ocurre con la artrosis, cuando uno se levanta de una silla al dar los primeros pasos, el dolor va inherente a la artrosis, pero si mantiene la articulación caliente pero no cansada, entonces seguro que va a tener menos dolor a la larga", explica.

   Por tanto, se aconseja al paciente realizar "movimiento sin cansancio de las articulaciones, contraindicando el reposo y el cansancio". El problema es que, la mayoría de la veces, el dolor es de tipo mecánico, es decir que aparece con la función y disminuye con el reposo, por lo tanto los pacientes lo que hacen es caminar menos para evitar ese dolor, "y esto es un contrasentido".

    Otra recomendación del doctor Benito es evitar la sobrecarga de la articulación, "hacerla trabajar en exceso es algo que hay que evitar incluso para los que aun no tenemos artrosis", advierte. Esta recomendación es fundamenta para mantener la función de la articulación en condiciones correctas, y para ello hay que estar atento a problemas de espalda (escoliosis) o de los pies (planos o cabos) que pueden ser corregidos mediante soporte físico (corses, plantillas, bastones, etc).

FALSOS MITOS

   Aprovechando el Día Mundial, el experto destaca que es importante que la población sepa que, "en contra de lo que se piensa", no es una enfermedad exclusiva de la vejez, y que cualquiera puede padecerla. En este sentido, recuerda, en la artrosis hay tres variables que pueden desarrollar una insuficiencia en la articulación: la calidad genética de los tejidos, el trabajo al que sometemos a la articulación y el tiempo al que llevamos sometiéndola a ese esfuerzo.

   "Una persona joven que tenga una calidad del tejido regular pero que lo someta a mucho esfuerzo, como puede ser un deporte de alta competición puede hacer una artrosis en un tiempo menor que el resto de la población", en este caso, por lo tanto, la idea de la calidad del tejido, el trabajo al que lo sometemos y el tiempo es fundamental para que se entienda la importancia de utilizar apoyos de descarga.

   La alimentación no influye en la enfermedad, o al menos "no se conoce ningún alimento que sea favorecedor", sin embargo es fundamental seguir una dieta normocalórica para que los pacientes no engorden porque el sobrepeso es un factor negativo, que además se puede ver provocado y agravado por la tendencia a seguir una vida sedentaria.

   Del mismo modo, desbanca la idea de que las estaciones pueden afectar directamente a la artrosis, lo que no significa que las temperaturas no afecten. "El cambio de estación no tiene porque afectar a la artrosis, lo que sí es que hay evidencia suficientes de que puede afectar a la percepción del dolor, no tanto el frío o el calor como los cambios de presión atmosférica", afirma.

   Dicho de otra manera, no hay mas artrósicos en zonas húmedas que no húmedas, ni en un país más que en otro, ya que se sabe que "la distribución de la artrosis es universal y la incidencia y la prevalencia es similar en todos los países".

   Por otra parte, Benito lamenta que "la visión general de la población sobre la artrosis es que es una enfermedad que evoluciona progresivamente en las personas mayores y no tiene ningún tratamiento, que va progresando de forma continua hasta llegar a la potencial invalidez y que no hay tratamientos para mejorarla ni para tratarlas".

   Sin embargo, actualmente hay un arsenal terapéutico que puede ayudar al paciente a sobrellevar la enfermedad. "Desgraciadamente no tenemos fármacos diana, pero los actuales tratamiento van desde el alivio sintomático a ralentizar la enfermedad", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter