Registran una veintena de clínicas y sedes de iDental en ocho CCAA

POLICÍA NACIONAL
Publicado 03/08/2018 14:49:25CET

   Requisan documentación que demuestre el fraude masivo e historiales médicos para proteger los datos sensibles

   MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha ordenado el registro de 19 oficinas de iDental en ocho comunidades autónomas, entre ellas su sede principal en Madrid, en el marco de la operación por un presunto fraude a decena de miles de personas, después de que el pasado 26 de julio asumiese la competencia de la causa.

   Según informan fuentes jurídicas, los registros han tenido lugar este viernes en Madrid, Barcelona, Málaga, Mallorca, Tarragona, Girona, Sevilla, Castellón, Zaragoza, Gijón, Valencia (2), Cádiz, Alicante (2), Almería, Murcia (2) y Córdoba en busca de documentación tanto societaria como de historiales clínicos de pacientes para que los Servicios de Salud disponga de lo necesario, ya que los datos recogidos en los mismos son "especialmente sensibles".

    La operación dirigida por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional se ha llevado a cabo en coordinación con la Comisaría General de Policía Judicial -en concreto, agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV)-- y con los Mossos d'Esquadra, en el caso de Cataluña.

   El magistrado José de la Mata asumió la semana pasada la investigación del presunto fraude masivo de la clínica 'low cost' iDental después de que al menos 11 juzgados se inhibieran en favor de la Audiencia Nacional debido al volumen extraordinario de la causa, el despliegue de la operativa presuntamente fraudulenta a lo largo del país, la complejidad de la estructura societaria montada y las decenas miles de personas perjudicadas.

   El juez investiga si estos hechos son constitutivos de delito de estafa continuada, apropiación indebida, falsedad documental, administración fraudulenta, lesiones, contra la salud pública, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales.

ADQUISICIÓN DE DE SOCIEDADES CON DIFICULTADES

   Según señalan las primeras investigaciones, tras el colapso de iDental en octubre de 2017 por las deudas contraídas con los proveedores y el impago de las nóminas de los trabajadores, el grupo Weston Hill Asset Management se hizo con el cien por cien del grupo empresarial por 25 millones de euros con la finalidad de reflotar la sociedad, manteniendo el mismo modelo de negocio.

   Las mismas fuentes explican que el grupo de inversión Weston Hill Asset Management se dedica a la adquisición de sociedades en situación poco favorable y a maximizar la inversión a corto plazo, lo que se trataría de fondos conocidos como 'buitre'. Weston Hill también posee la cadena de clínicas odontológicas Institutos Odontológicos (IO), que podría haber sido beneficiaria del material e instrumental obtenido en la compra de iDental.

   La empresa en cuestión prestaba servicios odontológicos a personas de ingresos medios o bajos ofreciendo paralelamente importantes descuentos, haciendo para ello uso, según los investigadores, técnicas muy agresivas de marketing. Asimismo, facilitaban un sistema de financiación de tratamientos a través de entidades bancarias mediante las cuales percibía el abono íntegro anticipado de sus servicios.

EL TRATAMIENTO NO LLEGABA A REALIZARSE

   En cualquier caso, la clínica quedaba libre de cualquier responsabilidad fuera del tratamiento. Los perjudicados señalan que una vez que iDental cobraba el total de lo financiado, y el cliente comenzaba a pagar las cuotas, el tratamiento no llegaba a iniciarse o si lo hacía recibían denuncias por mala praxis.

    Para no realizar el tratamiento solicitado, la clínica pedía disculpas o anulaba citas. El objetivo era que venciese el periodo estipulado para que el cliente pudiese rechazar lo contratado y su financiación, apuntan las fuentes. Asimismo, cuando el cliente sí pedía esta anulación y el reintegro del dinero, los responsables volvían a no acudir a las citas.

   Por otro lado, según consta en la denuncia de los afectados, "los pacientes eran atendidos por personal no cualificado, se empleaba material de baja calidad y los tratamientos no eran finalizados, dejando los procesos odontológicos incompletos" y que algunos sufrieron amenazas y coacciones por parte del departamento de calidad de iDental.