Durante dos años

La Red de Investigación Cardiovascular destina parte del dinero recibido a contratar a dos jóvenes investigadoras

Publicado 17/03/2015 17:32:13CET

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Red de Investigación Cardiovascular (RIC) ha destinado parte del dinero que ha recibido a contratar jóvenes investigadores. Una decisión que, a juicio del coordinador de la RIC, Francisco Fernández-Avilés, es uno de los "más importantes" del organismo y un ejemplo que "debería estimular" a la organización y a los dirigentes a luchar en "este frente".

"Esto es, aunque modesto, un hito en la historia de las RETICS y los CIBERS. El proceso de adjudicación de las ayudas, ha estado totalmente a cargo del Instituto de Salud Carlos III sin participación alguna de la RIC y con un rigor extraordinario, tanto en la evaluación inicial como de las alegaciones", ha comentado.

En concreto, se ha contratado a dos jóvenes durante un periodo de dos años y cuyos proyectos podrían ser utilizados en la práctica médica diaria. "Desde la RIC se buscaba hacer realidad que haya investigadores que desde el laboratorio tengan interés por conocer los problemas médicos no resueltos de los pacientes, e investigadores que desde la práctica clínica tengan interés por saber de qué modo se afrontan en el laboratorio las soluciones a los problemas médicos de los pacientes", ha apostillado.

En concreto, una de las investigadoras es Carolina Gálvez-Montón quien ha asegurado que su objetivo es avanzar en una medicina personalizada que permita "afinar" en el pronóstico de cómo evoluciona la insuficiencia cardiaca crónica en cada paciente según distintos biomarcadores.

En el reto de esta joven investigadora hay además algo personal ya que, según ha reconocido, prometió a su padre investigar todo lo que pudiera sobre la insuficiencia cardiaca, patología por la que perdió la vida y que actualmente padecen millones de personas.

Por su parte, Candelas Pérez del Villar ha sido la otra experta que ha conseguido un puesto de trabajo en RIC, gracias a un proyecto que realiza en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y que se basa en la caracterización de la función diastólica en pacientes con insuficiencia cardiaca y fracción de eyección normal, así como en la aplicación de técnicas de imagen dirigidas al estudio de la dinámica de fluidos intracardiacos.

"La insuficiencia cardiaca con fracción de eyección normal es un problema que no está resuelto en la práctica clínica. No tenemos herramientas terapéuticas apropiadas porque no conocemos en profundidad la fisiología de esta enfermedad. Primero hay que caracterizar bien la fisiología para después poder trasladar ese conocimiento al tratamiento de nuestros pacientes. La línea de investigación de la dinámica de fluidos intraventricular puede ayudar a entender qué es lo que pasa en el interior del corazón, cómo se forman trombos y qué pacientes pueden sufrir un evento embólico o no", ha zanjado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter