Los farmacéuticos vascos están "muy preocupados" por la rebaja de los medicamentos

Actualizado 01/06/2010 15:14:13 CET

BILBAO, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Consejo de Farmacéuticos del País Vasco, Virginia Cortina, aseguró que el sector está "muy preocupado" ante la rebaja en el precio de los fármacos anunciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Cortina, que participó hoy en Bilbao en una rueda de prensa sobre el reciclado de medicamentos en el País Vasco en los puntos Sigre en las farmacias, se refirió, de esta forma a la medida que el Gobierno central pondrá en marcha el 1 de agosto, según explicó el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, que supondrá un ahorro de 1.050 millones de euros para el Sistema Nacional de Salud y ahorrará 70 millones para los consumidores al tener que pagar menos por los mismos fármacos.

"El tema de disminución de gasto en los próximos 18 meses nos preocupa bastante, mucho, muchísimo, y para nosotros es una preocupación", insistió.

En cuanto a la posibilidad de aplicar el copago a los medicamentos, Cortina precisó que es una decisión "política" de la que se habla "desde hace muchísimo tiempo". "Esto -añadió- hay que mirarlo como en una casa: cuando hay dinero hay que mirar por dónde se recorta, pero, claro, nadie quiere vivir mal".

La presidenta del Consejo de Farmacéuticos vascos señaló que "nadie quiere que le falte su medicamento" y, en ese sentido, se preguntó, "a quién le quitas el medicamento y a quién le haces pagar".

A su juicio, la implantación del copago es un problema "muy difícil, porque hemos estado y seguimos viviendo en un estado del bienestar, y se vive con respecto a 20 ó 25 años muchísimo mejor y muchísima más gente". "¿Cuánto cuesta esto? ¿Cómo se paga? ¿De dónde quitamos?. Ese es el 'quid' de la cuestión", subrayó.

Cortina indicó que cuando se habla del copago "se está hablando de la sostenibilidad del sistema sanitario, tal y como lo tenemos en España, que somos un país referente en el tema sanitario, con una sanidad pública muy buena, igual para el que tiene dinero y para el que no lo tiene, tanto en atención clínica como farmacéutica".