Recientes descubrimientos en plantas sugieren nuevos métodos para el tratamiento del cáncer en humanos

Actualizado 04/04/2007 22:34:04 CET

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, la Universidad de Bloomington, en Indiana y la Universidad de Cambridge han determinado, por primera vez, cómo la hormona de una planta (auxin) interactúa con su receptora, llamada TIR1, lo que puede tener importantes implicaciones para el tratamiento en seres humanos, porque el TIR1 es similar a las enzimas humanas que están involucradas en el cáncer.

"Es un avance enorme para la biología y que tendrá, probablemente, implicaciones importantes para la agricultura en el futuro", afirmó la investigadora de la Universidad de Bloomington Mark Stelle que agregó que fue una suerte el encontrar que el TIR1 está relacionado con las proteínas de otros organismos, incluyendo los seres humanos. "Algunos, incluso, desempeñan un papel en diversos tumores y es posible que nuestro trabajo sobre las plantas conduzca eventualmente al desarrollo de nuevas drogas contra el cáncer", sostuvo la investigadora Stelle.

Hasta ahora se creía que las enzimas como la TIR1, llamadas ubiquitinas, solo podrían controlarse a través de interacciones entre proteínas, pero los nuevos hallazgos publicados en la revista 'Nature' permitieron ver que las ubiquitinas influyen en el crecimiento de la planta y en su respuesta a la luz, mitigan el veneno y también actúan en la división de las células cancerosas en seres humanos.

"El mecanismo por el cual el auxin trabaja, muestra una nueva dirección para que desarrollemos compuestos terapéuticos con ubiquitina", dijo el farmacólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, Ning Zheng, quien dirigió la investigación.

Dado que la estructura del TRI1 está mucho más conservada que la de otras ubiquitinas, incluidas las de las células humanas, los científicos suponen que otras proteínas similares pueden afectarse por moléculas como la auxin. Además, la química orgánica podría, hipotéticamente, sintetizar moléculas semejantes como un nuevo tipo de droga contra el cáncer.

Los científicos explicaron que desórdenes humanos como el Parkinson y el cáncer de colon y mama, son causados por defectos en la interacción entre la ubiquitina y sus sustratos polipéptidos. "Ahora la hormona de la planta nos dice que puede ser posible rescatar estas interacciones usando las moléculas pequeñas", agregó Zheng.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.