Ordenado por
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 26/03/2010

Debe supervisarse de forma multidisciplinar

La quimioterapia es segura para mujeres embarazadas

BARCELONA, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama durante la gestación pueden someterse a un tratamiento de quimioterapia sin poner en peligro la salud del feto, según se desprende de una investigación presentada en la VII Conferencia Europea sobre Cáncer de Mama, que se celebra en Barcelona.

   La profesora adjunta de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Frankfurt de Alemania Sibylle Loibl, encargada de presentar el estudio, señaló que estas pacientes pueden recibir "un tratamiento lo más ajustado posible a las recomendaciones estándares, ya que "la quimioterapia administrada durante la gestación no parece causar problemas significativos en neonatos durante y tras la gestación".

   "Hasta ahora, la evidencia en la que basábamos nuestras decisiones sobre el tratamiento de las embarazadas con cáncer de mama ha estado limitada a estudios de casos e investigaciones retrospectivas", indicó la experta del Grupo de Mama alemán.

   "Por este motivo, los médicos han abordado el tratamiento con cautela, por temor al efecto que pudiera tener en el feto, aunque eso supusiera no administrar necesariamente a la mujer el mejor tratamiento para su cáncer", añadió Loibl.

   Entre abril de 2003 y octubre de 2009, los investigadores introdujeron los datos de 235 pacientes --119 prospectivos y 116 retrospectivos--. Las mujeres tenían edades entre los 23 y los 46 años, con una media de 33.

   El cáncer de mama se diagnosticó, de promedio, a las 23 semanas de gestación, y de 151 mujeres, 91 recibieron una media de dos ciclos de quimioterapia durante la gestación.

NIÑOS LIGERAMENTE MÁS PEQUEÑOS

   La edad media gestacional de sus hijos en el momento del parto era de 36 semanas y varió entre las 28 y las 42. Los niños expuestos a quimioterapia durante su gestación pesaron ligeramente menos al nacer que los que no lo estuvieron, 2,636 kilos frente a los 2,791.

   De los 91 niños expuestos a quimioterapia tres nacieron sin pelo; uno era pequeño para su edad; otro sufría un trastorno cromosómico y falleció a la semana del parto; otro tenía una infección bacteriana grave en el intestino y murió a las tres semanas de nacer uno tenía infección en la sangre --sepsis--; otro disminución de glóbulos blancos, y dos anemia.

   De los 60 niños no expuestos a quimioterapia, uno sufrió interrupción de la respiración, uno presentó un aumento de la proteína reactiva C y uno tuvo gastroenteritis.

   Ante estas cifras, Loibl explicó que "la mayoría de los problemas descritos en los recién nacidos expuestos a quimioterapia no guardaban relación con el tratamiento, sino que probablemente se debían a otras circunstancias".

   Normalmente, en la naturaleza existe un riesgo de malformaciones de entre un 1% y un 2%, y también pueden surgir otros problemas, como las infecciones. "Los resultados fetales de los niños expuestos a quimioterapia no fueron significativamente distintos de los que no lo estuvieron", insistió.

   Por consiguiente, este estudio sugiere que las gestantes con cáncer de mama se pueden tratar ciñéndose lo más posible a las recomendaciones estándares, y recibir quimioterapia, si ésta está indicada durante el embarazo.

   "Lo ideal sería que se hiciera bajo supervisión de equipos multidisciplinares especializados", señaló la experta, cuyo grupo analiza muestras de los tumores y placenta de estas mujeres para obtener más datos.

Europa Press Comunicados Salud