P.Vasco.- El Hospital Quirón inaugura una unidad para el tratamiento integral intervencionista de la obesidad

Actualizado 14/03/2006 15:36:51 CET

SAN SEBASTIAN, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Quirón de San Sebastián inauguró hoy una nueva unidad para el tratamiento integral intervencionista de la obesidad, según destacó el gerente del centro, Joseba Beitia, "la primera de este tipo en el País Vasco". En ella, se llevarán a cabo "la banda gástrica ajustable, el bypass gástrico o el balón intragástrico", con costes de "unos 15.000 en el caso del bypass, 4.000 euros el balón, y 8.000 euros la banda", en pacientes con sobrepeso y obesidad mórbida.

El doctor Beitia, junto al secretario general de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), Agustín Domínguez; el cirujano de Quirón, Juan Ignacio Alberdi, y el cirujano bariátrico del Hospital de la Cruz Roja de Frankfurt, Rafael Blanco Enger, explicó hoy en San Sebastián que "la obesidad se detecta a través del índice de masa corporal", al dividir el peso del paciente en kilos, por el cuadrado de su altura en metros.

Así el doctor Domínguez explicó que "un índice menor de 25 sería el normal, entre 30 y 35 supondría una obesidad de grado 1, de 35 a 40 obesidad de grado 2, más de 40 reflejaría una obesidad mórbida, y más de 50, obesidad súper mórbida". Además, destacó que "la obesidad es la plaga del siglo XXI", y que "en España se da una tasa de 0,5 a 0,8% de obesidad mórbida, ya que la padecen entre 150.000 y 180.000 españoles".

Asimismo, señaló que "mil millones de personas padecen sobrepeso en el mundo, y uno de cada cinco europeos es obeso". Entre las consecuencias subrayó, "las alteraciones en las articulaciones, hipertensión, riesgo cardiovascular", y añadió que "las personas con obesidad tienden a encerrarse cada vez en sí mismas".

El secretario de la SECO explicó que algunos pacientes no pueden someterse a la cirugía de la obesidad, como por ejemplo "los que sufran trastornos endocrinos, o no hayan estado más de cinco años obesos, y tres bajo control médico o farmacológico sin haber logrado adelgazar".

TÉCNICAS

En cuanto a las técnicas, Domínguez destacó el balón gástrico, "que no es una intervención quirúrgica", y añadió que "se coloca por endoscopia, sin entubar pero bajo anestesia general, en el estómago y se hincha con un líquido", por lo que limita capacidad del estómago. Después, "durante seis meses el paciente se somete a control médico seriado para que aprenda a comer y cambie de hábitos de vida", explicó.

Por su parte, Blanco puntualizó que "se trata de una intervención de 20 minutos", y que el paciente puede "bajar entre 40 y 50 kilos en seis meses". Además, "cuenta con un prácticamente inexistente índice de mortalidad".

Asimismo, ambos especialistas explicaron que la banda gástrica, "mucho más fácil que realizar que un bypass", consiste "en colocar un anillo que se puede hinchar, a la entrada del estómago", para así limitar la entrada de alimentos, aclaró Domínguez.

Por último, Blanco afirmó que se trata de "una intervención de una hora, que respeta la integridad del órgano del estómago", y cuenta "con una tasa de mortalidad diez veces menor que en los bypass, que es de 3%", aunque "su efectividad es menor".