El PSOE propone facilitar el derecho a la eutanasia a las personas con enfermedad o discapacidad grave

Eutanasia
COLPRENSA - Archivo
Publicado 03/05/2018 13:54:11CET

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha presentado una proposición de ley en el Congreso de los Diputados para facilitar el derecho a la eutanasia a las personas con enfermedad o discapacidad grave que no tengan más opciones de tratamiento y que quieran voluntariamente, y con informes médicos, acabar con su vida.

Así lo han anunciado este jueves la secretaria de Sanidad del PSOE, María Luisa Carcedo, y el secretario de Justicia y Nuevos Derechos, Andrés Perelló, quienes han recordado que esta medida forma parte de su programa electoral y han explicado que la intención es regular la eutanasia como un nuevo derecho constitucional.

"Queremos que una persona con una enfermedad incurable, con un pronóstico de no regeneración, con un sufrimiento insoportable desde el punto de vista médico y de su propia vida pueda ser capaz de elegir entre el derecho a la vida, a la muerte o a evitar el sufrimiento", ha detallado Perelló.

En este punto, el dirigente socialista ha aludido a diferentes encuestas que señalan que ocho de cada diez ciudadanos quieren tener una muerte digna, por lo que ha destacado la necesidad de que los partidos políticos logren un consenso en este asunto para, así, responder al "elevadísimo consenso social" que existe.

"Si un tema tan importante que afecta a los valores y principios constitucionales tiene un elevadísimo consenso social, los políticos tenemos la obligación de llegar a un consenso político con una respuesta mayoritariamente profesional. Tiene que primar el derecho del paciente a disponer en un momento crucial de su vida, cuando no le podemos dar más soluciones que el sufrimiento, de los avances técnicos y de los profesionales a su servicio", ha apostillado el dirigente socialista.

LOS MÉDICOS PODRÁN APELAR A LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA

En concreto, según la propuesta de los socialistas, que abogan por incluirla como una prestación más en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud (SNS), sería el propio paciente, según sus "valores vitales", con una discapacidad "grave", un sufrimiento físico y psíquico "intolerable, insoportable e irreversible", una "altísima" dependencia a otras personas y con un diagnóstico realizado por un profesional sanitario, quien deberá pedir la eutanasia.

Una vez solicitada, y tras ser informado y formado debidamente por un profesional médico, deberá contar con una segunda opinión y, posteriormente, pasar por las comisiones de seguimiento de las distintas comunidades autónomas, quienes tendrían la última palabra como consecuencia de la transferencia de competencias en materia de sanidad.

Este proceso no podría tardar más de 32 días desde la petición hasta la resolución final. Además, tal y como han asegurado los representantes del PSOE, los médicos podrían apelar a la objeción de conciencia para no practicarla.

La diferencia respecto a la muerte digna es que ésta es inminente o su muerte está cercana, mientras que la eutanasia es cuando un paciente "con un sufrimiento insoportable" decide que no quiere seguir viviendo a pesar de que su muerte no esté cerca.

"Son dos cuestiones totalmente diferentes y hay que separarlas. Y ahora, debido a que la ley de muerte digna tiene un amplio consenso y en fase parlamentaria muy avanzada, nosotros solicitamos un debate porque son casos mas tasados y afecta a la modificación del código penal y requiere una ley orgánica", ha explicado la portavoz de Sanidad del PSOE.

Y es que, para hacer efectiva esta iniciativa se requiere cambiar el artículo 143 del Código Penal que penaliza a aquellos que ayudan a otra persona a morir, mientras que la ley de muerte digna no requiere un cambio de dicha normativa.

"Queremos regular el derecho a solicitar y recibir una ayuda para finalizar este sufrimiento en unas condiciones garantistas, rigurosas y con un procedimiento ordenado y sistemático", ha dicho la portavoz de Sanidad del PSOE. Se trata, tal y como ha apostillado Perelló, de permitir un caso como el de Ramón Sampedro, cuya vida no corría peligro pero las condiciones en las que estaba le hicieron querer perderla.

Por todo ello, los socialistas han mostrado su deseo de que la proposición de ley cuente con el mayor respaldo parlamentario posible para responder a una "realidad" que viven "muchos" españoles. "La muerte digna sí vale para todos, la eutanasia no y por eso hay que regularla con propiedad", ha enfatizado el dirigente socialista, para asegurar que para la redacción de la proposición de ley se ha contado con la ayuda de las asociaciones de pacientes, médicos y juristas.