Según un experto

Las personas que padecen 'mobbing' en el trabajo son las únicas que pueden sufrir una depresión postnavideña

FUNCIONARIO, TRABAJO, ORDENADOR, INTERNET, FUNCIONARIADO, OFICINA
EUROPA PRESS
Actualizado 06/01/2013 13:09:34 CET

El resto padece desajustes en el apetito y sueño durante 3 ó 4 días

MADRID, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

La reincorporación al trabajo tras unos días de vacaciones por Navidad se hace dura para muchas personas pero sobre todo para aquellas que sufren algún caso de 'mobbing' (acoso) laboral en las que, en este caso, sí que se puede hablar de depresión postnavideña, señala el psicólogo clínico Esteban Cañamares.

Este experto explica a Europa Press que la "inmensa mayoría" padece desajustes en el apetito y sueño durante 3 ó 4 días a consecuencia de los cambios en los horarios laborales y vacacionales. En cambio, para las personas que padecen acoso laboral, la vuelta supone un "suplicio".

Para este tipo de personas, este experto considera "imprescindible" acudir a los sindicatos y al psicólogo ya que, en sus palabras, "en algunos casos puede dar lugar al suicidio o a la depresión mayor".

Sin embargo, para el resto de personas, recomienda levantarse de "forma gradual" durante los días previos a la incorporación. "Hay que levantarse y acostarse a la misma hora", apostilla.

La diferencia entre la vuelta de las vacaciones de verano y las de Navidad es que las primeras "suelen ser más largas" y, de esta manera, existe "un cambio de rutina mayor". En el segundo caso, por lo general, "nos vamos al pueblo, cambian menos las rutinas y es menos tiempo", dice.

Para los niños, en cambio, la vuelta a la rutina puede ser más complicada que la de los adultos, asegura este experto, quien recomienda que los padres y familiares vayan acostándoles a la misma hora que lo hacen habitualmente.

Por otro lado, Cañamares asegura que, tras las vacaciones de Navidad, aumentan las consultas con el especialista por los conflictos familiares abiertos tras las cenas de Nochebuena y Nochevieja, para lo que aconseja buscar pautas de comportamiento y analizar por qué se "llevan mal" con ese familiar.

En relación a los propósitos de Año Nuevo, este experto recomienda fijarse "metas realistas" y hacer promesas cuando haya una "subida anímica". Y, en este sentido, pone como ejemplo proponerse dejar de fumar en el caso de que la persona esté cómoda con su pareja o trabajo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter