Las extrovertidas son más propensas

La personalidad puede afectar a la decisión de una madre de amamantar

Lactancia materna
JCCM
Actualizado 06/08/2013 11:12:01 CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo análisis ha encontrado que las madres que son más extrovertidas y sufren menos ansiedad son más propensas a amamantar y continuar la lactancia que aquellas que son introvertidas o ansiosas. Publicado la edición digital de 'Journal of Advanced Nursing', el estudio indica que las nuevas madres con ciertas personalidades pueden necesitar apoyo y educación adicional para ayudarles a sentirse seguras de sí mismas y con conocimientos sobre la lactancia materna.

La lactancia materna es importante para la salud de la madre y el bebé, ya que los recién nacidos amamantados tienen niveles más bajos de infecciones y alergias y son menos propensos a sufrir sobrepeso, mientras que las madres que dan pecho a sus hijos registran menos probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Muchos factores pueden afectar a la decisión de una madre de amamantar, pero las madres que cuentan con mucho apoyo, tienen confianza y saben cómo superar los problemas son más propensas a amamantar durante más tiempo. Entender lo que hace que una madre se sienta confiada y apoyada es importante para aumentar las tasas de lactancia materna.

Amy Brown, de la Universidad de Swansea, en Reino Unido, encuestó a 602 madres con bebés de seis a 12 meses de edad. El cuestionario, cuyos datos se recogieron entre marzo y junio de 2009, examinó las personalidades de las madres, el tiempo que amamantan y sus actitudes y experiencias de lactancia.

Las madres que indicaron que eran extrovertidas y emocionalmente estables fueron significativamente más propensas a iniciar y continuar la lactancia materna durante más tiempo. Las que eran introvertidas o padecían ansiedad eran más propensas a usar leche de fórmula o amamantar a sus bebés sólo por un corto espacio de tiempo.

Brown cree que los resultados pueden explicarse por la relación entre las personalidades de las madres y sus actitudes y experiencias con la lactancia. Las madres que eran introvertidas se sentían más conscientes de la lactancia materna frente a los demás y era más probable que usaran la leche artificial. Mientras tanto, las madres que tenían ansiedad encontraron más difícil la lactancia materna y se sentían que no podían obtener el apoyo que necesitaban, unos factores que se sabe que están asociados a bajas tasas de lactancia materna.

"El mensaje importante de los resultados es que algunas madres se pueden enfrentar a más desafíos con la lactancia en función de su personalidad en general. Aunque es posible que quieran dar pecho, las madres más introvertidas o con ansiedad pueden necesitar más apoyo para afianzar su confianza y aprender sobre cómo resolver los problemas y necesitar estímulo para asegurarse de que tienen acceso a los servicios de apoyo a la lactancia que están disponibles", concluye Brown.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter