Los pediatras denuncian que dos de cada tres niños viajan sin cumplir las normas de seguridad vigentes

Actualizado 26/08/2006 19:56:50 CET

Más de 1.300 niños han fallecido por accidente de tráfico en los últimos 8 años

BADAJOZ, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Pediatría (AEP) advierte de que dos de cada tres niños viaja en los vehículos sin cumplir las normas de seguridad adecuadas para su edad y estatura, según refleja un informe de la organización al que ha tenido acceso Europa Press.

Se trata de un trabajo que revela, además, que en los últimos ocho años más de 1.300 niños han perdido la vida en accidentes de tráfico, en torno a 1.000 en las carreteras y el resto dentro de los cascos urbanos.

En la mayoría de los casos la causa fue no utilizar dispositivos de seguridad infantiles o no hacerlo de forma adecuada, ya que en la mayoría de las ocasiones los sistemas de retención no se colocan en el sitio ni el sentido de la marcha recomendado, o no son los adecuados a la edad del niño.

En definitiva, las principales causas de los accidentes de tráfico en los niños se resumen en el incumplimiento de las recomendaciones de seguridad, y se estima que de no ser así podrían llegar a evitarse el 75 por ciento de las muertes que ocasionan y hasta el 90 por ciento de las lesiones.

En vista de todo ello, la AEP apunta que los accidentes infantiles en general significan la cuarta causa de muerte en los niños de 1 año, la segunda en los de 2 años y la primera en los de 4, y que usar este tipo de métodos de seguridad podría significar la diferencia entre la vida y la muerte de los niños.

Sin embargo, se puntualiza desde la asociación, el problema está, en algunos casos, en el gasto económico que supone su aplicación, ya que "algunos padres no pueden asumir el coste que suponen todos los dispositivos de seguridad que el niño necesita, de ahí que las administraciones deberían adoptar algunas medidas de apoyo que aliviaran tal situación".

SILLAS DE SEGURIDAD INFANTILES

Actualmente pueden encontrarse en el mercado cinco tipos diferentes de sillas que se clasifican en función del peso y la talla del niño, dispositivos de seguridad infantiles o sillas de coche, cuyo uso resulta obligatorio hasta los 3 años de edad.

Así hablamos de asientos del Grupo 0, del Grupo 0+, Grupo I, Grupo II y Grupo III, además en el mercado se pueden adquirir sillas combinadas que se adaptan a varios de estos grupos a la vez.

Los asientos del Grupo 0 se recomiendan desde el nacimiento hasta los nueve meses aproximadamente, colocándose en los asientos traseros de forma transversal, para niños de 0 a 10 kilogramos, ya que hasta los 13 kilogramos el adecuado es el de Grupo 0+, cuyo uso se recomienda desde el nacimiento hasta los 18 meses de vida, situándose tanto en los asientos traseros como delanteros, siempre que estos últimos no tengan airbag y en sentido contrario al de la marcha del vehículo.

De los 9 a los 18 kilogramos debe utilizarse el Grupo I, recomendado desde los 9 meses y hasta los 4 años aproximadamente, dispositivos que deben ponerse en los asientos traseros en el sentido de la marcha del vehículo, o en la parte delantera siempre que no haya airbag o que esté desactivado.

De los 15 a 25 los kilos se recomiendan asientos del Grupo II, entre los 3 y los 12 años edad, que se pueden colocar tanto en asiento trasero como delantero y siempre en el sentido de la marcha del vehículo.

Por último de los 22 a los 36 kilos los expertos recomiendan sillas del Grupo III, utilizables desde los 6 a los 12 años aproximadamente, que deben colocarse en el asiento trasero o delantero y en el mismo sentido de la marcha.

Hasta ahora, los padres debían elegir una u otra silla de seguridad en función del peso y de la talla del niño, pero en los próximos meses se espera la entrada en vigor de una nueva normativa en la que se especificará la obligatoriedad de utilizar éstas en función de la talla del niño.

Así, serán obligatorios hasta que el niño alcance 1,35 metros de estatura, de forma que si hasta ahora eran obligatorios los dispositivos de seguridad infantiles hasta los 3 años, con la nueva regulación se prolongara hasta los 8 ó 9 años, ya que suele ser entonces cuando el niño alcanza tal altura.

Una vez que el niño supera los 1,35 metros, y hasta que alcance 1.50 de altura, se podrá utilizar tanto la sillita reglamentaria como el cinturón de seguridad, aunque esta normativa obligará a la colocación y uso de los cinturones de seguridad en los autobuses escolares como una medida preventiva de seguridad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter