Ordenado por
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 22/11/2012

Publicado en 'Tobacco Control'

Pasar diez minutos en un coche con un fumador incrementa un 30% la exposición del niño a contaminantes dañinos

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Estar tan sólo 10 minutos en el asiento trasero de un coche con un fumador que va en la parte delantera aumenta la exposición diaria de un niño a los contaminantes dañinos hasta en un 30 por ciento, revela una investigación publicada en 'Tobacco Control'. Se trata de niveles superiores a las encontrados en restaurantes, bares, y casinos, según los investigadores.

   Los niños son muy vulnerables a los efectos del humo porque la mayor parte de esto ocurre en coches y casas privadas, lugares que no estén cubiertos por las prohibiciones públicas sobre el hábito de fumar, dicen los autores, que basan sus afirmaciones en 22 evaluaciones de la calidad del aire en el interior de un vehículo estacionario después de fumar tres cigarrillos en una hora.

   Los niveles de contaminantes que son normalmente emitidos por los automóviles, así como por los cigarrillos, se midieron en el asiento trasero de un vehículo a la altura de respiración de un niño con las ventanas delanteras completamente hacia abajo y con las ventanas abiertas sólo 10 cm.

   También se midieron estos contaminantes se midieron fuera del vehículo, por lo que incluyen partículas, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), y monóxido de carbono, además de la nicotina. Los niveles de contaminación en el interior del coche en ambos casos eran tres veces más altos que los medidos fuera, siendo el promedio en el interior del coche de 746,1 g/m3 con las ventanas delanteras bajadas y 1172,1 g/m3 a medio abrir y el tamaño medio de las partículas era 0,3 micras.

   Los niveles promedio de monóxido de carbono alcanzaron 2,8 partes por millón cuando los cigarrillos se extinguieron, mientras que los de HAP eran de alrededor de 10 veces mayor en el interior del coche frente al exterior. Las cifras de nicotina variaron entre 5,06 g/m3 g/m3 y 411,3 en ambas posiciones de las ventanas en el interior del coche.

   Por todo ello, los autores calculan que incluso un corto periodo de tiempo en el interior de un coche con un fumador podría provocar una diferencia significativa en la exposición diaria de un niño a los contaminantes dañinos. Así, calculan que con sólo 10 minutos a 1697 g/m3 de contaminantes aumentaría hasta un 30 por ciento la exposición diaria de un niño y en un 18% a niveles de 1000 g/m3.

Europa Press Comunicados Salud
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies