País Vasco adquiere 400.000 vacunas para la campaña de la gripe a un precio más bajo que el resto de CCAA

En el centro, el consejero vasco de Sanidad, Rafael Bengoa.
EUROPA PRESS
Actualizado 14/09/2012 16:18:44 CET

Bengoa asegura que se ha logrado también un precio inferior al del pasado año porque "paga mejor y más rápido"

BILBAO, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad Autónoma del País Vasco ha adquirido 400.000 vacunas para la campaña de vacunación contra la gripe de este año a un precio unitario de 2,83 euros, lo que supone un ahorro de cincuenta céntimos con respecto al precio más barato logrado por otra comunidad autónoma del Estado. El precio mínimo de las dosis a través de la compra centralizada lograda por el Ministerio de Sanidad es de 3,78 euros.

En una rueda de prensa en Bilbao en la que han comparecido la jefa del Servicio de Pediatría del Hospital de Cruces, Itziar Astigarraga, y el máximo responsable de los programas de Salud Pública del Ejecutivo vasco, Enrique Peirós, el consejero vasco de Sanidad, Rafael Bengoa, ha explicado que el precio de las vacunas es también inferior al logrado por su Departamento el año anterior, lo que ha achacado al hecho de que Euskadi "paga mejor y más rápido".

Durante su intervención, Bengoa ha destacado el refuerzo de los recursos tecnológicos propios, como la red Osarean o la herramienta para la estratificación de la población según el riesgo clínico, Beti On, debido a la convicción de una "mayor efectividad" y "la necesaria racionalización del gasto".

En este sentido, este año el Departamento vasco de Sanidad ha descartado campañas publicitarias en soportes exteriores o las tradicionales cuñas de radio para lograr un ahorro que asciende hasta los 400.000 euros. "Hemos pasado a la era digital", ha indicado Bengoa.

Sin embargo, sí se hará uso de los exteriores de los centros de salud para invitar a la vacunación o la realización de acciones concretas por parte de cada organización de servicios para la vacunación de pacientes crónicos y los mayores de 65 años, la población "diana" de esta campaña, sobre los que se espera elevar hasta el 67 por ciento la cobertura de la vacuna en los crónicos y al 95 por ciento de los ancianos institucionalizados (residencias...).

En Euskadi hay contabilizados 43.000 pacientes con un alto grado de vulnerabilidad a esta enfermedad, al contar con tres o más enfermedades, todos ellos con una atención permanente por parte del citado programa Beti On. Asimismo, la Comunidad Autónoma registra 173.000 personas con un moderado grado de vulnerabilidad, grupo al que se atiende con una atención "especial", al estar también localizados por la Administración.

Otros 636.000 vascos está siendo tratados por alguna otra enfermedad, lo que les confiere cierto grado de vulnerabilidad a la gripe, mientras que el resto de la población, alrededor de 1.390.000 personas, están consideradas sanas.

El responsable de los programas de Salud Pública, Enrique Peirós, ha explicado por su parte que la gripe es una enfermedad benigna aunque "molesta", y que puede llegar a convertirse en una patología grave para los pacientes crónicos o mayores de 65 años.

VACUNA ENTRE SANITARIOS

Entre los profesionales sanitarios, el objetivo de la campaña es el de elevar por encima del 30 por ciento la aplicación de la vacuna, frente al 26 por ciento logrado el pasado año. "Aunque todavía es un porcentaje bajo, poco a poco esperamos progresar en este sentido", ha indicado Peirós.

En este punto, Bengoa ha recordado que cada dos días un millón de personas pasan por el Sistema Nacional de Salud, lo que supone una "interacción humana enorme" entre profesionales y pacientes que no se registra en ningún otro sector, de ahí la "relevancia" de la vacunación del personal sanitario.

En este sentido, la jefa de Pediatría del Hospital de Cruces ha realizado un llamamiento especial a los profesionales sanitarios, a los que ha recomendado la vacunación ya que "todo el personal forma parte de los grupos de riesgo definidos para la gripe".

"Es una vacuna eficaz y segura que ayudará a la autoprotección de los sanitarios, un colectivo muy expuesto a la enfermedad", ha señalado, para añadir que "es una labor fundamental proteger a nuestros pacientes a través de nuestra propia vacunación".

Asimismo, Astigarraga ha recordado que, en el colectivo infantil, actualmente sólo se vacuna a aquellos que están considerados como colectivos de riesgo, si bien ha adelantado que en el futuro la vacuna "podría llegar" a todos los niños.