La OMS exige más esfuerzos para evitar las 250.000 muertes anuales de seropositivos por causa de la tuberculosis

Actualizado 16/08/2006 17:05:00 CET

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y destacados expertos en sida exhortaron hoy a la comunidad mundial a intensificar la colaboración contra la tuberculosis para evitar un cuarto de millón de defunciones anuales asociadas a la infección por VIH. En concreto, durante la XVI Conferencia Internacional sobre el Sida, celebrada en Toronto (Canadá), insistieron en que los servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis deben ser componentes básicos de todos los servicios del VIH.

El director de VIH de la OMS, Kevin de Cock, resaltó que "las personas con infección por VIH son más vulnerables a la tuberculosis, aunque reciban tratamiento antirretroviral". Asimismo, indicó que la mayor parte de esa mortalidad es evitable porque es posible tratar y curar la tuberculosis, por lo que las instancias normativas en materia de VIH, los ministros de salud y los trabajadores de salud desempeñan un "papel vital" para reducir la mortalidad por tuberculosis.

Por su parte, la doctora Helene Gayle, presidenta de la Sociedad Internacional del Sida, constató que "más de la tercera parte de las personas infectadas por VIH también están infectados por el bacilo de la tuberculosis, que causa un cuarto de millón de defunciones anuales entre los seropositivos, y que se podría prevenir, según los resultados preliminares de un estudio realizado en Brasil".

Según dicha investigación, el tratamiento de prevención de la tuberculosis permite reducir los casos de esta enfermedad entre las personas que viven con VIH, incluso entre las que ya están tomando los medicamentos antirretrovirales.

No obstante, los expertos recalcaron que también se necesitan urgentemente investigaciones sobre nuevos medicamentos, medios de diagnóstico y vacunas apropiados para controlar la tuberculosis entre las personas que viven con VIH, así como estudios operacionales y modelos eficaces para prestar servicios a quienes los necesitan.

Los compromisos asumidos en las cumbres del G8, de las Naciones Unidas y de la Unión Africana deben beneficiar concretamente a las comunidades más afectadas por la doble epidemia, en particular en África, donde la mortalidad por tuberculosis asociada al VIH es la más alta del mundo, para lo que se requiere un financiamiento sostenible, indica la OMS.

A nivel mundial, cada año se registran casi nueve millones de casos de la enfermedad activa y dos millones de defunciones por tuberculosis.