Asociación Americana del Corazón

Nueva tecnología virtual ayuda a supervivientes de accidentes cerebrovasculares a recuperar la función de las manos

Actualizado 07/10/2014 9:06:32 CET

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una tecnología de "mano de realidad virtual" basada en una interfaz cerebro-ordenador controlada por los pensamientos de los supervivientes de accidentes cerebrovasculares podría ayudar a recuperar el uso de sus manos y brazos, según un pequeño estudio presentado en las Sesiones Científicos de 2013 de la Asociación Americana del Corazón.

"Hemos creado un entorno donde las personas que tienen demasiado deteriorado el movimiento físico pueden practicar con las imágenes mentales para ayudar a recuperar el uso de sus brazos y manos", explicó el autor principal de esta tecnología, Alexander Doud. Esta interfaz entre el cerebro y la computadora puede ayudar a determinar si los pacientes están activando regiones de sus cerebros en formas que se han relacionado con una mejor recuperación.

"Durante la rehabilitación, por lo general, un terapeuta moverá la mano o el brazo del paciente en la dirección deseada mientras le pide al paciente que se imagine que están haciendo el movimiento", describió Doud, que era un estudiante de maestría en la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, Estados Unidos, cuando se llevó a cabo el estudio. "Los pacientes pueden controlar las manos fotorrealistas pensando en usar sus propias manos sin tener que moverse", agregó.

Los investigadores probaron el sistema virtual en seis supervivientes de accidente cerebrovascular que sufrieron alteraciones en el movimiento del brazo y la mano. Los pacientes fueron estimulados usando gafas de 3-D para producir la ilusión de que estaban viendo sus propios brazos, de forma que sus habilidades se mejoraron en tan sólo tres sesiones experimentales de dos horas.

Los participantes registraron una precisión del 81 por ciento cuando usaron las manos virtuales para llegar a un vaso de té o agua. "El sistema está creado de tal manera que podría permitir que sea utilizado para la práctica de una amplia variedad de actividades, como coger un cepillo de dientes o abrir un frasco", dijo Doud, quien resaltó que esta herramienta produce una motivación del paciente.

Debido al pequeño tamaño de la muestra del estudio, los resultados deben ser replicados en una población mayor y más diversa de pacientes con accidente cerebrovascular. Sin embargo, el estudio demuestra la viabilidad de este nuevo enfoque que también podría convertirse en una herramienta de rehabilitación asequible.

"Se trata de un sistema de participación que anima a los pacientes a practicar el uso de las áreas de su cerebro que pueden haber sido dañadas o debilitados por su accidente cerebrovascular y puede ser utilizado junto con la terapia de rehabilitación normal para el accidente cerebrovascular", destacó el principal investigador, que ahora es director de tecnología de ingeniería biomédica y factores humanos en la empresa Diseño Synaptic.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter