Contador

Niveles altos de ácido fólico en el embarazo pueden disminuir la presión arterial elevada en los niños

El ácido fólico muy beneficioso para prevenir malformaciones en el feto
ISTOCK
Publicado 09/03/2017 8:07:44CET

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación que se publica en 'American Journal of Hypertension' revela que los bebés nacidos de madres con factores de riesgo cardiometabólico eran menos propensos a desarrollar presión arterial alta si sus madres presentaban niveles más altos de folato durante el embarazo.

Desde finales de la década de 1980, la prevalencia de la presión arterial elevada en la infancia ha aumentado en Estados Unidos, en particular entre los afroamericanos. Desde la perspectiva del curso de la vida, la presión arterial alta durante la infancia puede predecir valores más altos de presión arterial más adelante en la vida y las personas con presión arterial más alta corren más riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, metabólicas y renales.

La investigación también ha demostrado que los factores de riesgo cardiometabólico materno durante el embarazo --incluidos los trastornos hipertensivos, la diabetes y la obesidad-- se asocian con una mayor presión arterial en la descendencia. Como el control de la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares en los adultos es difícil y costoso, puede ser una estrategia de salud pública importante y rentable identificar los factores de la vida temprana para prevenir la presión arterial alta.

Existe una creciente evidencia de que la nutrición materna durante el embarazo, por su impacto en el ambiente fetal intrauterino, puede influir en la salud cardiometabólica de la descendencia. El folato, que participa en la síntesis de ácidos nucleicos, la expresión génica y el crecimiento celular, es particularmente importante.

En adultos jóvenes, una mayor ingesta de ácido fólico se ha vinculado con menor incidencia de hipertensión más tarde en la vida. Los jugos cítricos y las verduras de color verde oscuro son buenas fuentes de ácido fólico. Sin embargo, no se ha examinado en una corte prospectiva de nacimiento el papel de los niveles de folato materno, solo o en combinación con los factores de riesgo cardiometabólico materno, sobre la presión arterial infantil.

En este estudio, los investigadores analizaron los datos de una cohorte prospectiva de nacimientos urbanos de Estados Unidos, enriquecida con minorías raciales y étnicas de bajos ingresos con alto riesgo de hipertensión arterial, para examinar si los niveles de ácido fólico materno y los factores de riesgo cardiometabólico individuales y en conjunto afectan a la presión arterial de la descendencia.

Los investigadores incluyeron a 1.290 pares de madre-hijo, de los cuales el 67,8 por ciento eran negros y el 19,2 por ciento hispanos, reclutados al nacer y seguidos prospectivamente hasta los 9 años, entre 2003 y 2014, en el 'Boston Medical Center', en Estados Unidos. De las madres, el 38,2 por ciento tenía uno o más factores de riesgo cardiometabólico; 14,6 por ciento presentaba trastornos hipertensivos, 11,1 por ciento padecía diabetes y 25,1 por ciento tenía obesidad antes del embarazo.

MENOR PESO AL NACER Y MÁS IMC EN NIÑOS CON MÁS PRESIÓN ARTERIAL

El 28,7 por ciento de los niños sufría presión arterial sistólica elevada a los 3-9 años de edad. Los niños con mayor presión arterial sistólica tenían más probabilidades de ser hijos de madres con obesidad pre-embarazo, trastornos hipertensivos y diabetes. Los niños con presión arterial sistólica elevada también fueron más propensos a tener menor peso al nacer, menor edad gestacional y mayor índice de masa corporal (IMC).

Los hallazgos del estudio sugieren que niveles más altos de ácido fólico materno pueden ayudar a contrarrestar las asociaciones adversas de los factores de riesgo cardiometabólico materno con la presión arterial sistólica infantil, aunque los niveles de ácido fólico materno por sí solos no estaban vinculados con la presión arterial sistólica infantil.

Entre los niños nacidos de madres con cualquiera de los factores de riesgo cardiometabólico, aquellos cuyas madres presentaban niveles de ácido fólico por encima de la mediana registraban un 40 por ciento menos de probabilidades de presión arterial sistólica infantil elevada. Estos vínculos no difirieron de manera apreciable en los análisis restringidos a los afroamericanos, y no se explicaron por la edad gestacional, el tamaño al nacer, los niveles de folato postnatales o la lactancia materna.

"Nuestro estudio añade pruebas adicionales sobre los orígenes tempranos en la vida de la presión arterial alta --subraya el autor principal, Xiaobin Wang, director del Centro sobre el Origen de la Enfermedad en Etapas Tempranas de la Vida de la Universidad Johns Hopkings, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos--. Nuestros resultados plantean la posibilidad de que la evaluación temprana del riesgo y la intervención antes de la concepción y durante el embarazo puede llevar a nuevas formas de prevenir la presión arterial alta y sus consecuencias a lo largo de la vida y las generaciones".

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter