Desarrollada por el CSIC

Una neuroprótesis controla los temblores provocados por el Parkinson

Prótesis contra temblores
CSIC
Actualizado 18/05/2010 17:28:46 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han desarrollado un dispositivo capaz de eliminar los temblores incontrolados provocados por enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

El sistema, que será presentado este miércoles en Zaragoza con motivo de la reunión informal de ministros de la Unión Europea con competencia en discapacidad, se basa en una 'neuroprótesis' que es capaz de identificar si la persona está temblando, y si quiere ejecutar movimientos voluntarios o no, en cuyo caso, a través de estimulación eléctrica funcional, estabiliza el temblor.

El prototipo consiste en un conjunto de sensores que son capaces de medir toda la cadena de generación de movimiento, desde el origen de la 'orden' en el cerebro, hasta su ejecución. "Se usa un casco de encefalografía que detecta la intención del movimiento del usuario.

Además, tiene electrodos que miden la actividad muscular, de modo que también se puede saber cuándo se está moviendo y, mediante otro tipo de sensores, cómo es ese movimiento", explica Eduardo Rocón, investigador del CSIC asociado al proyecto.

Esto es importante porque el sistema sólo elimina los temblores si van a interferir con

el movimiento, a fin de no cansar el músculo, añade. En este sentido, el dispositivo elimina el temblor de dos formas.

"La primera es estabilizando el brazo, en cuyo caso lo que se hace es forzar la rigidez del músculo para que sea el propio brazo el que filtre los movimientos temblorosos", explica el responsable del proyecto, José Luis Pons.

"La otra forma consiste en actuar en contrafase: si se detecta que el brazo está temblando en una dirección, se aplica una acción que lo mueve en dirección opuesta, de forma que la suma de ambos produzca estabilidad", apunta este experto.

FINALIZAN LAS PRUEBAS CON PACIENTES

Sobre su posible salida al mercado, los investigadores estiman que a finales de año terminarán las pruebas con pacientes, que se están llevando a cabo en Bélgica, Reino Unido y España.

"Es difícil de predecir, ya que depende en parte de la reacción de la industria. En cualquier caso, en un plazo de cinco o diez años puede haber una solución de este tipo en el mercado", aventura Rocón.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter