Neumólogos piden limitar los contactos de la industria tabaquera con los políticos para evitar confluencia de intereses

Actualizado 27/05/2013 19:26:07 CET

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) considera que es necesario limitar las interacciones de la industria tabaquera con los políticos a fin de evitar "confluencia de intereses" y que éstas tengan consecuencias directas de salud pública.

Así lo ha declarado su presidenta, Pilar de Lucas, después de que hace unas semanas se reunieran representantes de los gobiernos autonómicos de Extremadura, Andalucía, Canarias, Cantabria y La Rioja para firmar un documento conjunto de rechazo a la revisión de la directiva europea sobre los productos del tabaco.

El hecho de que para la firma de dicho documento se reunieran en una sede de Altadis, consideran estos expertos, "levanta sospechas" de posibles intereses económicos y políticos ocultos.

Por ello, De Lucas pide "limitar" las interacciones de la industria tabacalera en las legislaciones y la política, aseverando que "la confluencia de intereses económicos y políticos ha de quedar al margen de los riesgos para la salud".

"La preocupación por los beneficios económicos de esta actividad genera no deben ser equiparables a la preocupación por proteger la salud y concienciar a la población de los riesgos a los que se exponen con cada cigarrillo", ha dicho.

Para esta experta, la propuesta actual de la directiva europea de los productos del tabaco propone endurecer las medidas referentes a la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco. Asimismo, también ayudará a proteger a la próxima generación de jóvenes.

Entre las nuevas medidas está la de aplicar advertencias gráficas y de texto que ocupen el 75 por ciento de la cara frontal y trasera de la cajetilla y la prohibición de aromas característicos en los cigarrillos.

"Las advertencias sanitarias de los paquetes de tabaco son medidas efectivas para evitar que los jóvenes comiencen a fumar y para animar a abandonar el hábito a los fumadores", reconoce Carlos Jiménez, director del Programa de Investigación en Tabaquismo de SEPAR.

Asimismo, tales políticas de control del tabaco son valoradas positivamente por los ciudadanos de la Unión Europea, ya que el 76 por ciento está a favor de la inclusión de advertencias gráficas en las cajetillas y el 73 por ciento apoya la incorporación de nuevas medidas de seguridad.

"Nuestra misión es contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras no sólo de las consecuencias devastadoras para la salud, sino también contra las catástrofes sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y de la exposición al humo de los cigarrillos", asegura Antonio Riesco, vicepresidente neumólogo de SEPAR.