Hasta un 6 por ciento de media en las dos últimas décadas

Naciones Unidas alerta del aumento de los nacimientos prematuros en todos los países del mundo

Actualizado 03/05/2012 14:15:51 CET

MADRID, 3 May. (REUTERS/EP) -

Los nacimientos prematuros han aumentado de manera considerable en todos los países del mundo. En concreto, de los 135 millones de bebés que nacieron en 2010, 15 millones lo hicieron de manera prematura y de ellos un 1,1 millón murió, según el informe 'Born Too Soon' (Nacer Muy Pronto), presentado este miércoles, dentro de la iniciativa de Naciones Unidas "Cada Mujer, cada Niño".

El estudio, escrito por expertos de once países y con un proceso de elaboración de tres años, refleja que los países desarrollados duplicaron la tasa promedio de nacimientos prematuros al 6 por ciento desde 1995, y que sólo Croacia, Ecuador y Estonia redujeron su tasa de partos prematuros desde la década de los 90.

Además, se analizaron otros 62 países que, pese a la presencia también de programas como, por ejemplo, para mejorar la atención prenatal y disminuir la cantidad de cesáreas, los nacimientos prematuros aumentaron de un 3 por ciento a un 6 por ciento.

Con estos datos, el estudio pretende alertar de la situación, buscar soluciones al problema y atraer donaciones de gobiernos y entidades benéficas para solucionarlos. Para ello, se han analizado los nacimientos prematuros realizados en la semana 37 de gestación --el plazo completo es de 40 semanas-- en 184 naciones.

Y es que, según el informe, los partos prematuros representan casi la mitad de las muertes de recién nacidos a nivel global, lo que los convierte en la segunda causa de muerte en niños menores de 5 años, después de la neumonía. Además, mientras que más del 90 por ciento de los bebés nacidos antes de las 28 semanas de gestación en los países ricos sobrevive, en las naciones pobres mueren más del 90 por ciento.

CAUSAS DE LA PREMATURIDAD

Unas de las principales causas por las que los nacimientos prematuros son más elevados en los países pobres se debe a que las mujeres embarazadas tienen una atención prenatal inadecuada, y sufren infecciones como la malaria, el VIH, hipertensión, obesidad o bajo peso, diabetes, así como por el abuso de sustancias como el tabaco.

Asimismo, en los países más ricos, las causas de prematuridad se deben a la edad más avanzada de las mujeres, a los embarazos múltiples provocados por los tratamientos de fertilidad y las inducciones y cesáreas por conveniencia en lugar de necesidad médica.

Sin embargo, el estudio señala que la división de países pobres y ricos para analizar las causas de los nacimientos prematuros no es la más adecuada debido a que en las regiones menos avanzadas hay un promedio de partos antes de tiempo de un 12 por ciento mientras que en las naciones con mayor poder económico es de un nueve por ciento.

De hecho, los países con las menores tasas de nacimientos prematuros no son los más ricos. Después de Bielorrusia el país con una tasa más baja es Ecuador, con un 5,1 por ciento, seguido de Letonia con un 5,3 por ciento, Finlandia, Croacia y Samoa con un 5,5 por ciento, y de Japón y Suecia que cuentan con unos índices del 5,9 por ciento.

"Muchas mujeres y sus médicos optan por la semana 37 para inducir el trabajo de parto o tener una cesárea", comenta la pediatra Joy Lawn, de Save the Children, una de los autores del informe, quien agrega que determinar la edad gestacional "no es una ciencia exacta dado que muchos bebés supuestamente de 37 semanas de gestación, en realidad tendrían menos de 35 semanas de desarrollo".

SOLUCIONES DE BAJO COSTO

Según el informe, las muertes prematuras podrían reducirse un 75 por ciento a través de intervenciones económicas o sin coste como, por ejemplo, educar a las madres a llevar a sus recién nacidos al "estilo canguro", sobre el pecho, para mantenerlos a temperatura cálida.

Estas medidas podrían salvar a 450.000 prematuros por año, mientras que las inyecciones de corticosteroides a las madres con trabajo de parto prematuro, que ayudan al desarrollo pulmonar del feto, cuestan 0,76 céntimos de euro (un dólar) y podrían salvar a 370.000 bebés al año.

Asimismo, intentar mejorar la salud materna tratando la hipertensión y las infecciones y cambiar las prácticas obstétricas para que el trabajo del parto no sea inducido antes sin motivos médicos también ayudaría a reducir el número de muertes de bebés prematuros.

NECESARIAS INVESTIGACIONES "MÁS VIGOROSAS"

No obstante, el doctor Christopher Howson, vicepresidente de programas globales de March of Dimes y autor del informe, reconoce que aún no se conoce "mucho" sobre cómo prevenir este tipo de nacimientos por lo que es "necesario" unas investigaciones "más vigorosas" que apunten a sus causas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus socios establecieron dos metas para el 2025: eliminar la mortalidad por nacimientos prematuros en países donde la tasa de parto prematuro está por debajo del cinco por ciento, y reducir a la mitad la mortalidad donde se supera ese cinco por ciento.

En este sentido, Hows asegura que la falta de avance es provocada en parte por "mitos y percepciones erradas" por parte de las agencias de salud públicas, y que las equivocaciones incluyen la idea de que los nacimientos prematuros son poco comunes y no suponen un problema importante que merezca atención y recursos.

"Este informe acaba con esa idea ya que no sólo el nacimiento prematuro no es extraño, sino que es común y provoca muertes", concluye el doctor.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter