Y la ansiedad

La musicoterapia reduce el uso de sedantes en pacientes que reciben asistencia respiratoria

Actualizado 21/05/2013 11:02:55 CET

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Entre los pacientes de cuidados intensivos que reciben asistencia respiratoria aguda por insuficiencia respiratoria, el uso de la música preferida del paciente generó una mayor reducción de la ansiedad y la frecuencia e intensidad de la sedación en comparación con la atención habitual, según un estudio publicado en la edición digital de 'Journal of the American Medical Association', coincidiendo con su presentación en la Conferencia Internacional de la Sociedad Torácica Americana.

"Pacientes en estado crítico ventilados mecánicamente reciben medicamentos sedantes y analgésicos por vía intravenosa para reducir la ansiedad y promover la comodidad y la sincronía del ventilador," según la información de respaldo del artículo. Estos potentes medicamentos a menudo se administran en dosis altas durante periodos prolongados y están asociados con varios efectos adversos.

Linda L. Chlan, de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus, Estados Unidos, y sus colegas realizaron un estudio para evaluar si una intervención musical dirigida al paciente (PDM) puede reducir la ansiedad y la exposición sedante en enfermos en la UCI que reciben ventilación mecánica. El ensayo clínico se realizó con 373 pacientes de 12 UCI de cinco hospitales en el área de Minneapolis-St. Paul que recibían asistencia respiratoria mecánica por insuficiencia respiratoria aguda entre septiembre de 2006 y marzo de 2011.

De los pacientes incluidos en el estudio, el 86 por ciento eran blancos, el 52 por ciento, mujeres, y la edad media fue de 59 años. De ellos, 126 fueron aleatorizados para recibir la intervención musical directa, 125 con los cuidados habituales y 122 estaban en un grupo de control activo y podría iniciar por su cuenta el uso de los auriculares con cancelación de ruido. Las principales medidas de resultado evaluadas fueron las evaluaciones diarias de ansiedad (en una escala analógica visual de 100 mm) y dos medidas agregadas de la exposición sedante (intensidad y frecuencia).

En todos los pacientes, los investigadores realizaron evaluaciones diarias de ansiedad y dos medidas de exposición al sedante para cualquiera de los ocho medicamentos de uso común: la intensidad de la medicación y la frecuencia de las dosis. La ansiedad se evaluó con una escala analógica visual que pidió a los pacientes que describieran su ansiedad apuntando a un cuadro anclado por las declaraciones "no ansioso en absoluto" y "muy ansioso siempre" y los pacientes permanecieron en el estudio siempre y cuando estuvieran en ventilación, hasta un máximo de 30 días.

Los pacientes del estudio fueron hospitalizados por una variedad de condiciones que incluyen principalmente problemas pulmonares o infecciones y las principales razones para la ventilación fueron la insuficiencia respiratoria o dificultad respiratoria.

Los pacientes en el grupo musical escuchaban música, en promedio, casi 80 minutos por día, y los enfermos con los auriculares para cancelación de ruido los utilizaban durante unos 34 minutos diarios, según la investigación, en la que no se encontró relación entre el tiempo dedicado al uso del dispositivo y la ansiedad, pero los autores observaron que más pacientes que escuchan música fueron liberados del ventilador mecánico que los enfermos de cualquier otro grupo al final del estudio.

Un análisis estadístico complejo de los datos mostró que reducciones significativas en la ansiedad y la sedación se podían ver en los pacientes en la intervención de la música durante los cinco días en los que se compararon con los pacientes que recibieron la atención habitual. Los enfermos con auriculares de cancelación de ruido mostraron algunas mejoras en la ansiedad y una menor intensidad de la sedación, pero los efectos no fueron tan fuertes como los que se observaron en el grupo de música.

"Con la música, hemos sido capaces de demostrar una reducción simultánea en la ansiedad y en la sedación --dijo Chlan--. Cuando escuchamos música, toda nuestras luces del cerebro se encienden. Queremos sacar provecho de los agradables recuerdos reconfortantes asociados con la música, ya que ocupa los canales del cerebro que de otro modo serían ocupado por un estímulo que le producen ansiedad. Es por eso que la música es mucho más que sólo algo agradable de escuchar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter