Las mujeres mayores son más propensas a la depresión tras sufrir un ataque cardiaco que otros pacientes

Actualizado 25/04/2006 0:15:20 CET

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres de 60 años o más jóvenes son más propensas que otros pacientes a sentirse deprimidas durante la hospitalización a consecuencia de un ataque cardiaco, según un estudio de la Universidad de Emory que se publica en 'Archives of Internal Medicine'.

Los expertos explican que la depresión es común en pacientes con enfermedad cardiovascular, incluyendo el infarto de miocardio agudo. Los pacientes de ataque cardiaco deprimidos son más proclives a la hospitalización y a morir de problemas del corazón y tienden a tener una peor salud que los pacientes con estas dolencias no deprimidos.

Los científicos evaluaron la prevalencia de la depresión en 2.498 pacientes hospitalizados con infarto de miocardio entre enero de 2003 y junio de 2004. Las 814 mujeres y 1.684 hombres fueron entrevistados durante la hospitalización y preguntados por la frecuencia con la que experimentaban nueve síntomas de depresión.

De cada paciente, los investigadores reunieron una puntuación de la depresión global de entre cero y 27 añadiendo puntos por cada respuesta, desde cero por cada síntoma que los pacientes no padecían hasta tres por cada uno de los que experimentaban casi a diario. Se consideró que aquellos individuos que presentaban una puntuación de 10 o más se encontraban deprimidos. Los registros médicos de los participantes también fueron revisados.

Según los investigadores, alrededor del 22 por ciento de todos los participantes estaban deprimidos y tenían más enfermedades asociadas, una peor salud y eran más propensos a presentar antecedentes de problemas cardiacos y diabetes en comparación con los no deprimidos.

Los resultados mostraban que las mujeres y pacientes más jóvenes eran más propensas a la depresión que los hombres y los pacientes de más de 60 años, con las mujeres más jóvenes bajo el riesgo más elevado. La prevalencia de depresión era de un 40 por ciento en las mujeres de 60 años o menos, de un 21 por ciento en mujeres de más de 60 años, un 22 por ciento en hombres de 60 o más jóvenes y un 15 por ciento en hombres de menos de 60 años.

Los investigadores desconocen por qué las mujeres más jóvenes son más propensas a la depresión después del ataque cardiaco pero sugieren que las hormonas y las presiones sociales podrían contribuir a este mayor riesgo. Estos descubrimientos también sugieren que la depresión podría ser parte de la razón por la que las mujeres más jóvenes son más propensas que sus congéneres masculinos de la misma edad a tener complicaciones o morir tras un ataque al corazón, aunque serían necesarios nuevos estudios para evaluar esta conexión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter