La mejora de la justicia en África es fundamental para prevenir la propagación del VIH

SIDA En África
REUTERS/STR NEW
Actualizado 09/05/2012 12:33:14 CET

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Con el fin de reducir el VIH y la tuberculosis (TB) en las cárceles africanas, los gobiernos africanos y los organismos internacionales de salud, deben financiar reformas de justicia penal, según han publicado expertos de Human Rights Watch en 'PLoS Medicine'.

"El hacinamiento está impulsando el VIH y la transmisión de la TB en las cárceles africanas. Aliviar el hacinamiento mediante el aumento de alternativas no privativas de libertad, incluyendo el servicio comunitario, la libertad bajo fianza, y la mejora del acceso a la representación legal, deben entenderse como medidas esenciales de salud pública para la prevención del VIH y la TB, según afirman Joseph Amon y Katherine Todrys, de la organización internacional de derechos humanos.

Las tasas de VIH y TB en el África subsahariana son muy superiores dentro de la cárcel, debido, en parte, al hacinamiento y la falta de medidas adecuadas de prevención y tratamiento en las prisiones. Casi todos los presos, junto con los visitantes y funcionarios de prisiones, representan un puente potencial para la transmisión de enfermedades entre la cárcel y las poblaciones de la comunidad.

"Miles de personas se encuentran detenidas injustamente en las cárceles africanas, debido a la debilidad de los sistemas de justicia penal", dicen los autores. Esto contribuye a una sobrepoblación en las cárceles que conduce a la propagación de enfermedades.

Los autores llegaron a estas conclusiones mediante encuestas a los comisionados y directores médicos de prisiones, en 10 países de África oriental y meridional, con elevada prevalencia de VIH y TB. Además, llevaron a cabo entrevistas con funcionarios de prisiones y cientos de prisioneros en Zambia y Uganda, escuchando muchos relatos angustiosos sobre las pésimas condiciones y las demoras extremas en las sentencias, juicios y apelaciones.

Por otra parte, las leyes internacionales de los derechos humanos exigen a los países mantener condiciones adecuadas en las prisiones, y proporcionar un nivel mínimo de atención a la salud, equivalente a la del resto de la población. Los autores concluyen que "mayores recursos para la salud, así como intervenciones estructurales que aborden los fallos de la justicia penal, son necesarios para abordar el VIH y la tuberculosis en las prisiones"