La mayoría de las mujeres con gafas se ponen lentillas para el día de su boda o se someten a una cirugía láser ocular

Imagen de una Boda
WIKIMEDIA/ ÍCARO MORENO RAMOS
Actualizado 26/10/2012 20:11:34 CET

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La gran mayoría de las novias con gafas optan por no utilizarlas el día de su boda e, incluso, hay algunas que optan por someterse a una cirugía láser ocular poco antes del casamiento. Las razones más comunes que llevan a tomar esta decisión son evitar que el maquillaje pierda fuerza o que se reduzca la expresividad en las fotos nupciales.

En este sentido, el director médico de la Clínica Baviera, Fernando Llovet, ha explicado que la evolución de las técnicas para eliminar problemas comunes como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía y los altos índices de efectividad --cercanos al 100 por cien-- hacen que cada vez sean más los pacientes que optan por la cirugía ocular con láser.

"Se trata de una intervención rápida, que no requiere hospitalización y que permite al paciente recuperar la actividad normal al día siguiente de la misma", ha comentado, tras recordar que una vez realizada la intervención el paciente únicamente debe someterse a tres revisiones: "una el mismo día, otra a la semana y otra al mes".

Por lo tanto, en el caso de quienes quieren dejar de utilizar sus gafas o lentillas de cara a la boda, lo recomendable es someterse a la intervención con un mes antelación, aunque el plazo puede reducirse hasta en 10 días, dejando la última revisión para vuelta del viaje de novios.