Madrid ya aplica la ley por la que se necesita el permiso de residencia para obtener la tarjeta sanitaria

Médico En Consulta
EUROPA PRESS/SESCAM
Actualizado 09/05/2012 15:22:33 CET

"Nuestro sistema sanitario no está pensado para atender al mundo entero", asevera Lasquetty

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha comenzado a aplicar la nueva normativa sanitaria por la cual es necesario contar con un permiso de residencia para poder obtener la tarjeta sanitaria, con excepción del servicio de urgencias, los partos y la atención infantil, según ha informado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty.

Para aquellas personas que no cuenten con el permiso de residencia y que tengan tarjeta sanitaria en virtud de su empadronamiento, el consejero ha manifestado que existe un plazo fechado hasta el 31 de agosto que "la Comunidad de Madrid respeta".

Fernández-Lasquetty ha manifestado este miércoles que el sistema sanitario español "no está pensado para atender al mundo entero sino a quienes forman parte de la sociedad española: los españoles y aquellos extranjeros que viven y forman parte de nuestra sociedad en situación regular".

Asimismo, ha considerado que la reforma aprobada por el Gobierno central presidido por Mariano Rajoy que excluye de la atención sanitaria a las personas residentes en España en situación irregular es una medida "acertada y necesaria".

"Me parece que es lo correcto y lo adecuado. Es exactamente lo que hacen todos los países de Europa. Todos. La única excepción era España", ha apostillado Fernández-Lasquetty, que ha recordado que esta normativa estaba establecida en España hasta el año 1999.

El titular de Sanidad en la Administración autonómica no ha querido estimar una cifra aproximada de personas que vivan en el país y que se vean afectadas por la nueva norma, ya que, según ha señalado, "la cuantificación de las personas irregulares siempre es difícil".

En este sentido, ha apuntado que, dado que la situación en el país "está como está", "muchas de las personas" que figuren como empadronadas y cuenten con la tarjeta sanitaria española "es posible que ya haga un año o dos que se hayan marchado de España".

Esta limitación en la atención sanitaria está excluida en los servicios de parto, la atención infantil y de urgencias, que, según ha sostenido el consejero, no se verá afectada por un fenómeno de saturación. "No lo creo", ha zanjado, para insistir en que la nueva legislación va encaminada a "no seguir permitiendo que hubiera personas que venían a España, se empadronaban, y a continuación lo que iban era a pedir una tarjeta sanitaria para operarse".

"Todos sabemos que ha habido un fenómeno de turismo sanitario a lo largo de estos años importante dirigido hacia España", ha subrayado, asegurando que ha habido "un número apreciable" de casos de este tipo.