Madrid.- El número de pacientes en lista de espera quirúrgica ha aumentado un 13% en los últimos 6 años

Hospital Gregorio Marañón
EP
Actualizado 01/03/2011 19:23:01 CET

Dicen que en 2010 sólo había 15 centros más que en 2009 y se preguntan dónde están los 69 del PP

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sindicato UGT Madrid ha denunciado este martes que "el número total de pacientes en lista de espera quirúrgica ha aumentado de 38.908 a finales de 2004 a 51.191 a finales de 2010" mientras que la Comunidad de Madrid ha gastado 460 millones de euros.

Es una de las cuestiones que pone de manifiesto el informe sobre la situación de la sanidad pública madrileña presentado por el sindicato para evaluar el estado en el que se encuentra este servicio básico en la región.

UGT asegura que, "aunque no se reconozcan como tal, existen pacientes con esperas superiores a los 30 días" y que también han aumentado los pacientes que no quieren ser intervenidos en la Sanidad privada. "En 2004, eran 3.984 sobre un total de 38.908, es decir, un 10 por ciento; mientras que en 2010 eran 19.351 sobre 51.191, un 37,8 por ciento", han cuantificado.

En su informe, UGT también analiza la situación de las Urgencias hospitalarias y critica la "falta de voluntad política para resolver el colapso" que sufren. "La solución no es ampliar el espacio sino agilizar los procesos y (mejorar su) coordinación con el resto del hospital", proponen.

Asimismo, en el caso concreto del SUMMA 112, dicen que "no ha conseguido erigirse como gran centro coordinador" y que "la mala planificación de los recursos obliga a los profesionales a sobrepasar las horas semanales de la Directiva Europea y provoca situaciones de riesgo de desatención asistencial". "No se ha conseguido el objetivo de atender al 39 por ciento de los avisos emergentes en menos de 12 minutos", denuncian.

"PRIVATIZACIÓN DE LA ATENCIÓN ESPECIALIZADA"

En el informe presentado este martes, el sindicato pone también su atención en la "privatización de la atención sanitaria especializada a través de conciertos y fórmulas de gestión que incentivan la participación privada en la prestación de asistencia sanitaria pública".

"La sensación que se percibe es que se quiere utilizar a la Comunidad de Madrid como un gran laboratorio donde realizar los experimentos gestores que, según el resultado, se exportarán a otras regiones", añaden.

UGT insiste en la "supeditación de la calidad asistencial a la rentabilidad económica" y en que la "reordenación ilegal de efectivos que conlleva una gran inestabilidad e inseguridad de los trabajadores".

En cuanto a infraestructuras, el sindicato llama la atención sobre el hecho de que el PP "sigue la táctica de machacar el mensaje de que el Gobierno de Esperanza Aguirre ha construido 69 centros de salud incluyendo los de la anterior legislatura para confundir a los ciudadanos". "Según datos de las Memorias del Servicio Madrileño de Salud, en 2010 sólo había 15 centros más que en 2009. ¿Dónde están los 69"?, se preguntan.

LISTA DE ESPERA EN ATENCIÓN PRIMARIA

UGT también pone de manifiesto en su informe la "escasez de recursos humanos" y el hecho de que "las ratios de la tarjeta individual sanitaria por profesional, tanto en medicina de familia como en pediatría y enfermería, han aumentado en esta legislatura".

"La escasez de recursos humanos ha provocado un aumento en el tiempo de espera para entrar en consulta y dificultades para obtener cita telefónica. Han aparecido, por primera vez, las listas de espera en este nivel asistencial. No se garantiza la atención en el día, programándose las consultas en función de la demanda con esperas hasta de varios días", denuncian.

El informe destaca también la "falta de participación social" --"el Consejo de Salud de la Comunidad ni funciona ni está constituido"--, la "falta de previsión ante el crecimiento poblacional" y la "financiación deficitaria". Según UGT, "el presupuesto autonómico ha crecido un 9,48 por ciento frente al 13,46 por ciento que ha crecido el promedio del conjunto de comunidades autónomas".

A juicio del sindicato, "en Madrid no hay libertad cierta para poder elegir profesional o centro sanitario". "Elegir el profesional o centro de toda la vida o uno distinto al propuesto, por ejemplo, no es contemplado ni admitido por la administración y conlleva la exclusión de la lista de espera considerada estructural y oficial para pasar a otra denominada "en espera" tras el rechazo", afirman.

Por último, UGT afirma en su informe que "más del 62 por ciento de los ciudadanos prefieren la Sanidad pública a la privada, más del 78 de quienes van al médico lo ha hecho con mayor frecuencia a consultas de la Sanidad pública y más del 43 por ciento creen que la Consejería de Sanidad no está llevando a cabo acciones para mejorar las listas de espera médicas".