Ordenado por

Publicado en 'PANS'

Los lóbulos frontales del cerebro no son el único centro de la inteligencia humana

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

   Una investigación sobre el tamaño comparativo de los lóbulos frontales en los seres humanos y de otras especies ha determinado que no son, como se pensaba anteriormente, de manera ampliamente desproporcionada en relación con otras áreas del cerebro, según el estudio más preciso y concluyente de este área del cerebro. El estudio llega a la conclusión de que el tamaño de los lóbulos frontales humanos no puede tener en cuenta únicamente las capacidades cognitivas superiores del hombre.

   El estudio de las universidades de Durham y Reading, en Reino Unido, publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', sugiere que, supuestamente, otras áreas "primitivas", como el cerebelo, son igualmente importantes en la expansión del cerebro humano y pueden, por lo tanto, jugar un papel inesperadamente importante en la cognición humana y sus trastornos, como el autismo y la dislexia, dicen los investigadores. Los lóbulos frontales son un área en el cerebro de los mamíferos situados en la parte delantera de cada hemisferio cerebral y se cree que son críticos para la inteligencia avanzada.

   El profesor autor Robert Barton, del Departamento de Antropología de la Universidad de Durham, dijo: "Es probable que la hipótesis más extendida acerca de cómo el cerebro humano evolucionó es que el aumento de tamaño se concentró en los lóbulos frontales". Este experto subraya que se ha pensado que la expansión del lóbulo frontal fue particularmente crucial para el desarrollo del comportamiento humano moderno, el pensamiento y el lenguaje, y que los lóbulos frontales protuberantes es lo que realmente nos hace humanos, algo que "no es cierto".

"Los lóbulos frontales humanos tienen exactamente el tamaño esperado para un cerebro no humano reducido hasta el tamaño humano. Esto significa que las zonas tradicionalmente consideradas como más primitivas fueron tan importantes durante nuestra evolución. Estas otras áreas ahora deben recibir más atención. De hecho ya hay alguna evidencia de que los daños en el cerebelo, por ejemplo, son un factor en trastornos tales como el autismo y la dislexia", agrega este investigador.

   Los científicos argumentan que muchas de nuestras habilidades de alto nivel se llevan a cabo en otras extensas redes cerebrales que unen muchas áreas diferentes del cerebro y sugieren que puede ser la estructura de estas redes extendidas más que el tamaño de cualquier región del cerebro aislado lo que es crítico para el funcionamiento cognitivo.

   Anteriormente, varios estudios se han realizado para tratar de establecer si los lóbulos frontales humanos se amplían de manera desproporcionada en comparación con su tamaño en otros primates como los monos y han dado lugar a una imagen confusa con el uso de diferentes métodos y medidas que conducen a resultados inconsistentes.

   Los investigadores de Durham y Reading, financiados por el 'Leverhulme Trust', usaron conjuntos de datos analizados de estudios previos de humanos y animales y métodos filogenéticos o "árbol evolutivo" y encontraron resultados consistentes. Estos expertos usaron un nuevo método para observar la velocidad con la que se produjo el cambio evolutivo, concluyendo que los lóbulos frontales no evolucionaron especialmente rápido a lo largo del linaje humano después de que se separara del linaje de los chimpancés.

Europa Press Comunicados Salud
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies